El penúltimo raulista vivo

Wanted

Está claro que aquí ya vale absolutamente todo en la caza, vivo o muerto deportivamente hablando, de José Mourinho, y que sus rastreadores no van a cejar en el empeño ni a escatimar en gastos a la hora de tirar contra el portugués. Es esta sin duda alguna la campaña contra un entrenador de fútbol más vomitiva y repugnante a la que uno ha podido asistir a lo largo de más de veinte años de profesión periodística. La Gazzetta dello Sport, exactamente el mismo templo dedicado a la defensa de la verdad que adelantó en rigurosa primicia (confundiendo sus deseos, y los míos propios, con la tozuda realidad) que Iniesta y Del Bosque ganarían el Balón de Oro de 2010, publicó el pasado domingo que Mourinho había preinscrito a sus hijos en su antiguo colegio de Lugano, dando a entender clarísimamente que el portugués pensaba regresar al Inter de Milán a la finalización de la actual temporada.

Gracias a twitter, el asunto corrió por Madrid, y por extensión por toda España, como un reguero de pólvora, causando con eso lo que los alegres "pirómanos" pretendían desde el principio que no era otra cosa que la desestabilización del Real Madrid en visperas de una final de Copa y, por otro lado, situar al portugués ante sus lectores como un "paracaidista", un vendepatrias de la peor calaña. Yo creo que Mourinho va a cumplir, e incluso ampliar, los cuatro años de contrato con el Real Madrid, pero no lo sé; es más, quien diga que sabe qué va a hacer Mourinho miente como un bellaco. Me parece que todo dependerá de cómo se encuentre él y cómo vea de sintonizado con sus ideas al Madrid, pero salta a la vista que en abril está más feliz que en diciembre. Yo no me quejo de la publicación de un rumor que otros convierten en noticia sino de que esos mismos que salieron zumbando con la lata de gasolina y las cerillas a cacarear por ahí lo de Lugano no otorgaran después la misma publicidad al desmentido de Massimo Moratti.

Por cierto: hay mucha gente que se indigna o se lleva las manos a la cabeza cuando digo que el Real Madrid representa una idea de España, como si estuviera cometiendo el peor de los pecados o ciscándome directamente en toda su familia. Jamás he dicho que el Real Madrid sea el único equipo nacional que representa una idea de España, aunque sí que es sin duda alguna el que mejor y más universalmente lo hace. Está bastante claro, eso sí, que Real Madrid y Barcelona representan dos ideas distintas de España. ¿Por qué, si no, planea la federación española de fútbol poner a todo volúmen los altavoces de Mestalla cuando suene el himno nacional? ¿No será para evitar que se produzca el bochorno del año pasado? ¿Y por qué habrían de pitar los aficionados culés al Rey Juan Carlos o cuando sonara el himno nacional si no fuera porque el Barcelona representa otra cosa distinta al Real Madrid?...

A continuación