El penúltimo raulista vivo

Waka Waka, Piqué, mucho Waka Waka

Ayer, en el transcurso del apasionante partido que disputaban Cataluña y Venezuela en Montilivi, se escucharon desde la grada gritos ofensivos y malsonantes contra España. No es la primera vez que eso sucede en Gerona, convertida en uno de los feudos del independentismo, pero sí es sin embargo la primera vez que, desde el campo, uno de los jugadores que participaban en el partido, hizo un gesto mandando callar a quienes proferían dichos insultos; y no, no fueron Fariñez, Osorio o Rincón sino Gerard Piqué. Fue Piqué quien se dirigió a la grada que en ese momento insultaba a España y a los españoles para mandarles callar, y ese gesto populachero, ese gesto demagógico, ese postureo ha sido inmediatamente comprado por el noventa y ocho por ciento del periodismo y por el noventa y nueve por ciento del periodismo deportivo como un ejemplo de civismo, hasta el punto de que si Gurb, el extraterrestre de Eduardo Mendoza, aterrizara ahora mismo en España, Piqué pasaría por un patriota y los demás seríamos vistos como unos peligrosísimos golpistas que amenazan la unidad nacional.

Reconozco que al final del partido Piqué casi me hizo llorar, lo digo en serio; empezaron a correr por mis mejillas las primeras lágrimas de contenida emoción, a punto estuve de ceder al canto del sireno Piqué, cuando recordé la gran cantidad de ocasiones en las que él, que ayer pedía respeto, nos ha faltado al respeto a los demás. Recordé, por ejemplo, la ocasión en la que Piqué acudió sonriente al colegio Les Escoles de Sant Just Desvern, en Barcelona, para depositar su voto el 1 de octubre de 2017 en una consulta que previamente había sido declarada ilegal por el Tribunal Constitucional; aquel día Piqué faltó al respeto a los jueces y convocó a la ciudadanía a un referéndum que él sabía perfectamente que no se podía celebrar y que no serviría para nada salvo para poner en serio riesgo la integridad física de algunas personas; Piqué faltó al respeto a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado al criticar su actuación, cuando resulta que policía y guardia civil estaban cumpliendo con su obligación, tratando de restablecer el orden constitucional; tras depositar su voto en una consulta ilegal, Piqué se dirigió a los medios de comunicación y dijo textualmente lo que sigue: "Desde hoy y hasta el domingo, expresémonos pacíficamente. No les demos ninguna excusa. Es lo que quieren. Y cantemos bien alto y bien fuerte". "Es lo que quieren"... ¿quiénes, Piqué? "No les demos ninguna excusa"... ¿a quiénes, Piqué?...

Tú, como todos los que aquel día depositásteis un voto de mentira en unas urnas de juguete, os saltásteis la ley a la torera, pero la gravedad de tu acción fue bastante peor porque, aunque provocador, tú no tienes ni un pelo de tonto y sabías que aquello no servía para nada y que podía originar un daño mayor para la gente de la calle. Con ese mensaje que lanzaste, Piqué, transmitiste al mundo la idea errónea de que España es una democracia de segunda y provocaste un daño irreparable, uno de tal envergadura que no va a venir a subsanar un gestito populachero con la manita. Aquella consulta se celebró de forma y manera ilegal, tú apoyaste un acto ilegal, colaboraste con él, y cuando la policía, cumpliendo con su obligación, empezó a repartir palos, tú ya estabas en casita con Shakira cantando eso de "bruta, ciega, sordomuda, torpe, traste y testaruda". Waka Waka, Piqué, Waka Waka.

¿Respetito, Piqué? ¿Ahora pides respetito? ¿Pides respetito después de haber tuiteado contra la policía nacional española desde la concentración de la selección? ¿Sabes dónde puedes pedir respetito, Piqué? Mira, puedes pedir respetito por ejemplo cada vez que tu equipo llegue a una final de la Copa del Rey y tus aficionados piten el himno nacional español e insulten al Rey Felipe VI, te vas al centro del campo y pides respetito. O puedes pedir respetito cada vez que la directiva del Barça consiente que cuelen pancartas en el Camp Nou acusando al Reino de España de tener en sus cárceles a presos políticos. Tú no me engañas, Piqué, de eso nada monada. Tú has sido un colaboracionista fundamental, esencial, en todo lo que está ocurriendo, y un gestito con la manita pidiendo respetito no te va a valer. Ahora no. Ya no.

Por cierto, y respetitos al margen: al solteros contra casados de Gerona no acudió Xavi, uno de los tres miembros del Tricicle Indepe junto a Guardiola y el propio Piqué. ¿Sabéis qué alegó Hernández para no acudir con Cataluña?... Os lo digo yo, "compromisos con su club", el Al Sadd de Qatar. Y es curioso porque del Valladolid sí oí decir que era un club facha por no ceder a sus jugadores pero, ¿habéis oído algo del Al Sadd? ¿A que no? ¿A que del Al Sadd no habéis oído ni leído nada? Aquí, en España, Valladolid primero, Rayo Vallecano después y Huesca más tarde se negaron a prestar a sus futbolistas a un partido de mentira porque resulta que el primero se está jugando la permanencia y los otros dos están ahora mismo en puestos de descenso... como ocurre con el Al Sadd en la Liga de Qatar, ¿no? Porque el Al Sadd estará luchando por no bajar, ¿verdad? ¿O el Al Sadd es primero de la Liga con 4 puntos de ventaja sobre el segundo y 17 sobre el tercero? Tú tampoco me engagas, Hernández, y lo sabes. Te tengo calado.

A continuación