El penúltimo raulista vivo

Vicandi Superstar

Que Mundo Deportivo (recordemos: el mismo diario que, sin despeinarse, dio pábulo al bulo de que Florentino Pérez había llamado ni más ni menos que al ex presidente Aznar para que el juez Ruz acabara aceptando la querella contra Sandro Rosell por el fichaje de Neymar) saque ahora a colación el tema de los árbitros sólo quiere decir una cosa: el Real Madrid va en la buena dirección. Y es que el club blanco salió del domingo más líder aún, y sin tener que jugar, tras el sorprendente empate azulgrana en Getafe y la no menos sorprendente derrota del Atleti en casa ante el Villarreal. En Barcelona se hacían los modestos dedos huéspedes pensando en que serían líderes momentáneos aprovechando el viaje mundialista a Marruecos, pero ni por esas: cuando el Madrid regrese (esperemos que con el título bajo el brazo) seguirá siendo primero.

Por lo demás, el descaro es infinito puesto que si hay algún equipo que tiene verdaderos motivos de queja después de la jornada del fin de semana es justamente el rival sabatino del Barça, el modesto Getafe. Hacía mucho tiempo que no veía una decisión arbitral tan extraña y tan decisiva como la tomada por Vicandi Garrido, colegiado del comité vasco, cuando eligió pitar el final del encuentro en el preciso instante en el que Alvaro Vázquez encaraba absolutamente solo a Bravo. En buena lid, y dando por hecho que Vázquez lograría marcar, el Barça debería estar hoy a cinco puntos del líder y no a cuatro. No es la primera vez que el equipo de Luis Enrique se ve beneficiado por la acción arbitral y me temo que no será la última.

Un amigo del Atleti me dijo ayer, nada más acabar el partido ante el Villarreal: "Le están poniendo la Liga en bandeja al Madrid". Vi completo el partido del Calderón y si bien es cierto que a Mandzukic le anularon un gol absolutamente legal, no lo es menos que el croata no debería haber seguido en el campo tras agredir con anterioridad a un rival ni tampoco lo es que a Gabi le perdonaron un penalti de libro. Si yo fuera Miguel Chendo estaría temblando ahora mismo. A la finalización del partido del Atleti el responsable de fútbol internacional del club colchonero, Andrea Berta, se dirigió a Pérez Montero gritándole "¡Es una vergüenza, una puta vergüenza!". Puesto que Montero lo reflejó en el acta es más que probable que el comité de competición acabe sancionando al delegado del Madrid. Cosas peores se han visto.

A continuación