El penúltimo raulista vivo

¡Vaya morro, Joan Laporta!

Ajeno a todo, como si el desastre no fuera con él, Joan Laporta acaba de hablar con Radio Montecarlo para sugerir que José María Bartomeu tendrá que acabar vendiendo a Neymar si quiere salvar los muebles. Con Laporta llegó al Barça la etapa deportiva más floreciente, eso es cierto, y al ex presidente no se le puede acusar del todo de la judicialización actual de la entidad, pero bajo su mandato se utilizó descaradamente al club como plataforma independentista al objeto de impulsar la carrera política, que por lo demás ha sido breve, gris y más bien irrelevante, del líder único. Rosell y Bartomeu tienen empantanado al Barcelona pero tanto a uno como al otro puede considerárseles sin duda hijos putativos de Laporta, que ahora intenta poner distancia de por medio. Laporta, en suma, acabó siendo peor que el peor José Luis Núñez, a quien él mismo persiguió durante años a lomos de aquel elefante blaugrana.

Tiene tantas ganas Alfredo Relaño de que al Real Madrid le pillen en alguna similar a las del Barça, aunque sólo sea una pequeñita, que, a propósito de los problemas con Hacienda de Messi, Adriano, Mascherano y lo que te rondaré morena, deja caer que "en Barcelona mucha gente se pregunta si otros jugadores de otros clubes no hacen las cosas igual de mal", y añade: "Me parece una pregunta estéril. El caso es que estos lo han hecho mal y les han pillado". El director del As critica, aunque muy veladamente, la teoría de la conspiración y, al mismo tiempo, alienta a quienes la defienden al decir "a estos les han pillado", como si él tuviera conocimiento de que hay por ahí otros a quienes no se quiere pillar. Por cierto que seguimos esperando, supongo que ya con la vista puesta en el horizonte del año 2016, la inminentísima sanción de la FIFA al Real Madrid por el asunto del fichaje de menores de edad.

Volviendo a Laporta. La visión que tiene este caballero de la realidad que le circunda es la de alguien que confió la dirección general del club al autor de la frase "los españoles son unos chorizos". Acerca de la posibilidad de que el Barcelona de una Cataluña independiente no disputara la Liga española, Nostradamus dice que no cree que el Barça salga del "circuito del fútbol español" porque la Liga es muy interesante y el partido contra el Real Madrid tiene mucho valor. Da miedo. De forma que el ex presidente independentista, el diputado de Solidaritat Catalana per la Independencia, el látigo secesionista que acompañó a Pilar Rahola o Àngel Colom allá por los años 90, el activista que promovió la politización del Fútbol Club Barcelona, pretende hacer añicos la unidad de la nación española pero no hasta el punto de ebullición en el cual el Barcelona se vea abocado a abandonar la Liga del país que pretende destruir. ¡Vaya morro!...

A continuación