El penúltimo raulista vivo

Del bolsillo de Van Marwijk a la libreta de Van Gaal

En el bolsillo de su chaqueta guardaba como oro en paño Bert Van Marwijk el informe de un matemático español, Natxo Palacios-Huerta, profesor de la London School of Economics, gran aficionado al fútbol, seguidor del Athletic y experto en la teoría de John Forbes Nash Jr, premio Nobel de Economía en 1994, especialista en Teoría de Juegos, geometría diferencial y ecuaciones en derivadas parciales cuya vida se hizo muy popular a raíz de la película Una mente maravillosa, dirigida por Ron Howard y protagonizada por Russell Crowe. El estudio de los penaltis de Palacios-Huerta fue sacado a la luz por el periodista Simon Kuper en su libro Soccernomics y fue por ahí dando tumbos y más tumbos sin que ningún club se mostrara en absoluto interesado.

"Lo que es óptimo para mí, depende de lo que es óptimo para mis competidores". En 1950 Nash escribe un artículo muy breve en el que demuestra que toda situación estratégica, por muy compleja que sea, tiene al menos un equilibrio. En Moneyball:rompiendo las reglas se cuenta cómo Billy Beane, director general de los Atléticos de Oakland, consiguió darle literalmente la vuelta a la Liga Americana haciendo acopio de datos estadísticos y montando un equipo nuevo más competitivo y con menos recursos que el resto. Beane fue un en cierto modo un visionario que extendió su forma de trabajo al resto de equipos de béisbol, luego a la NFL y más tarde a a la NBA. Era cuestión de tiempo que la teoría de Nash llegara también al fútbol.

Volvamos al bolsillo de Van Marwijk que después nos llevará directos a la libreta de Van Gaal. Una semana antes de que empezara el Mundial de 2010, Kuper ofreció los servicios de Palacios-Huerta a las federaciones de Inglaterra y Argentina pero ambas dijeron que no. Pero a una semana de la final lo intentó con Holanda y dijo que sí. En poder del seleccionador oranje obraba un informe fruto del estudio de todos y cada uno de los penaltis que le habían lanzado a Iker Casillas a lo largo de su carrera y, por ejemplo, cada penalti lanzado por David Villa. Lo que allí se decía era que Casillas se tira casi siempre al lado natural del lanzador y que si un jugador holandés optaba por su lado no natural tenía más del 90% de posibilidades de marcar. Michel Vorm, el portero suplente de Holanda, tenía también en su poder un papel con los nombres de los lanzadores de España, todo estaba escrito y todo saltó afortunadamente por los aires gracias al gol de Iniesta.

Uno tiene que tenerlos muy bien puestos para hacer lo que hizo Van Gaal. Dentro de muchos años se hablará de su cambio de portero como de una de las grandes innovaciones de este deporte. Hoy Van Gaal es un héroe pero nadie duda que si Tim Krul no hubiera tenido su noche habría pasado a ser un villano. Lo mejor de todo no es que Van Gaal tomara una decisión de mucho riesgo y en un momento crucial del campeonato; tampoco que dicha decisión le saliera bien y fuera decisiva; lo mejor de todo es que Van Gaal no calibró ni medio segundo acerca de las consecuencias que podría acarrearle a él personalmente dicha decisión sino que la estudió, la trabajó y la puso en práctica por simple coherencia ideológica. Nash en estado puro. Herencia directa del informe que un matemático español y seguidor del Athletic introdujo hace cuatro años en el bolsillo de su antecesor en el cargo.

A continuación