El penúltimo raulista vivo

¡Vamos al Wanda a ver cómo se estrella Messi!

Messi es muy bueno, buenísimo, pero el problema es la legión de pelotas que pretenden hacernos comulgar a los demás con unas ruedas de molino del tamaño de la Catedral de Burgos. Messi es bueno, buenísimo, pero yo me sigo quedando con Maradona, que no ha sido jamás un ejemplo fuera de los terrenos de juego, ni tampoco creo que lo haya pretendido, pero que sin embargo fue capaz de liderar a un Nápoles bastante vulgar hasta llevarlo a ganar la Liga italiana y comandó a una selección argentina muy mediocre hasta conducirla ni más ni menos que al título de campeona mundial. Yo no me quedo con Maradona, que también jugó en el Barça, porque Messi sea el mascarón de proa del club catalán, sino que me quedo con Maradona porque el futbolista me gustaba más... aunque la persona me satisfaciera menos. Por cierto, quienes han visto a ambos, a Maradona y a Messi, se siguen quedando con Di Stéfano.

Messi es bueno, buenísimo, pero el problema son aquellos que arrastran la lengua por el suelo en cuanto le ven entrar en una habitación, lo último que me queda por ver es que les salgan llagas. Porque Messi no es Dios, ni dios, ni siquiera un diosecillo; Messi es un tipo que nació con un talento descomunal para la práctica de un deporte en concreto (no es, para que nos entendamos, un Fernando Martín, que jugó al baloncesto pero podría haber sido nadador, tenista o saltador de pértiga) y que, sin el fútbol, sería alguien anónimo, cosa que no creo, por ejemplo, de Cristiano, que sin el fútbol habría destacado igual. Ayer leía "¡Vamos al Wanda a ver a Messi!"; resulta que Leo volvía con la selección de Argentina, que se enfrentaba con Venezuela, y la albiceleste perdió por 1-3 porque Messi es bueno, buenísimo, pero tiene dos o tres puntos indudablemente débiles y uno de ellos es su selección, con la que es absolutamente incapaz de dar un paso al frente.

Messi es bueno, buenísimo, pero cada vez que se pone la camiseta de Argentina se estrella; aunque, como es D10S, siempre hay alguien dispuesto a decir que la selección le vulgariza, asunto resuelto. Cuando Messi se estrella con su selección es porque sus compañeros son un lastre para él pero... ¿qué pasa cuando se estrella con el Barça en Europa? ¿Son un lastre Busquets, Piqué, Ter Stegen y Luis Suárez? El mejor futbolista que ha habido, hay y habrá según sus pelotas lleva tres años fracasando sin paliativos en la Champions, tres, y además esas tres Copas de Europa las ha ganado el Real Madrid: ¿una Champions en cinco años? Messi es bueno, buenísimo... en España, pero no le saques de aquí porque va a debacle por año, y ese debería ser un motivo más de reflexión para la cohorte de estómagos agradecidos y lenguas de alquiler que van detrás de él como la rémora acecha al tiburón en busca de algún cangrejo.

A continuación