El penúltimo raulista vivo

Una trama (sin pruebas) que ofende a la inteligencia

Calderón, en su línea habitual, ha dejado a Mijatovic con el pompis descubierto al admitir que él no piensa que los árbitros actúen con premeditación contra el Real Madrid, que era justo el solomillo del "discurso" del director deportivo merengue, el viejo y entrañable recurso a la conspiración judeo-masónica. Pedja, que sigue aprendiendo con todos los gastos pagados, ha cargado la mano demasiado pronto, cuando únicamente se llevan disputadas ocho jornadas y queda un montón de Liga por emponzoñar. Llama la atención que se queje tan airadamente el segundo ejecutivo del club (porque el primero es José Angel Sánchez) que viene de ganar los dos últimos campeonatos, del mismo modo que resulta curioso que defienda a los árbitros el entrenador del Barça, equipo con una larguísima trayectoria de quejas a sus espaldas, y todas además con idéntico y perverso motivo: el centralismo.

A mí me parece todo bien menos que se dude de la honradez de la gente... sin pruebas. Si Mijatovic tiene pruebas de que Alvarez Izquierdo, por quedarnos sólo con el último caso, sigue a pies juntillas las consignas de Sánchez Arminio y que éste a su vez obedece las de Villar y que el presidente de la federación está teledirigido por Joan Laporta, que las aporte. Si Mijatovic no tiene pruebas de la conspiración existente contra el Madrid, del mismo modo que Núñez nunca fue capaz de mostrar ni una sóla contra el Barça o Cabeza contra el Atlético, tiene que morderse la lengua. ¿Quiere decir eso que la gente del Real Madrid no tiene derecho a quejarse cuando un arbitraje les perjudica?... En absoluto: el Madrid hará bien en quejarse de tal o cual colegiado cuando lo considere oportuno, pero las tramas conviene demostrarlas porque, de lo contrario, a la vuelta de febrero otros se pueden inventar una que te beneficie a ti.

Lo que nadie puede entender es que Alvarez Izquierdo, que estuvo calamitoso en el Real Madrid-Athletic y que venía de otros desastres similares, vaya a dirigir un partido de Copa el miércoles cuando 72 horas antes una actuación suya acaba de pasar a los anales de los mayores desastres arbitrales de la reciente historia futbolística de España. Y resulta imposible creer que, en la era de la tecnología, Arminio no pueda sustituir al catalán debido a la falta de tiempo. Con José Plaza funcionaba la famosa "nevera", que él administraba según su leal saber y entender, pero ahora da la impresión de que los árbitros no se responsabilizan de nada ni sufren tampoco las consecuencias de sus decisiones equivocadas. Alvarez Izquierdo es mal árbitro, lo que no quiere decir en absoluto que esté comprado, y debe ser introducido cuanto antes en el frigorífico para preservar el correcto devenir de la competición. La trama (sin pruebas) que denuncia Mijatovic ofende a la inteligencia de las personas, resta credibilidad al Real Madrid y mancha la imagen del club.
A continuación