El penúltimo raulista vivo

Una lista justa

Ojalá la lista de treinta jugadores que ayer hizo pública Del Bosque fuera la definitiva y la FIFA no le obligara a desprenderse de siete en pocos días. Porque, salvo el superávit de porteros (¡hasta cinco ha preseleccionado!), pocas cosas sorprenden y casi nadie puede decir, ni siquiera en un país como el nuestro en el que hay cuarenta y tantos millones de entrenadores, que ahí no estén los que tienen que estar, los que se lo han ganado con su esfuerzo sobre el campo. Y digo lo de los porteros porque llama la atención que en un puesto tan específico como ese y en el que, salvo que nos vayan muy mal las cosas en Sudáfrica, no habrá ningún cambio, Del Bosque haya dado el nombre de cinco, dando satisfacción así a todas y cada una de las sensibilidades: la de aquellos que piensan que Valdés ha hecho méritos para estar en la lista y la de quienes creen que De Gea es el futuro relevo del intocable Casillas. Más dura será la caída porque el 1 de junio ese grupo de cinco deberá quedarse en tres y todo hace indicar que Diego López tendrá que mantener un pulso encarnizado por la tercera e intrascendente plaza con sus colegas del Barcelona y del Atlético de Madrid. Lo que no me creo es que Palop sea el sexto mejor portero de España, aunque el hundimiento del Sevilla habrá tenido algo que ver en la decisión de Vicente.

En febrero, en vísperas del partido amistoso contra Francia, en un receso entre anuncio y anuncio, Del Bosque sorprendió a todos al dar de memoria la lista de veintitrés jugadores. Hubo quien dio por hecho inmediatamente que, puesto que aquellos veintitrés estaban grabando para Mahou o para Repsol, la lista estaba ya cerrada... ¡tres meses antes!.. A aquella selección se han unido Victor Valdés y David De Gea como porteros, Azpilicueta como defensa, Javi Martínez como centrocampista y Cazorla, Pedro y Llorente como delanteros. No llama la atención, por unos u otros motivos, la presencia de ninguno de ellos. Hace tiempo que Azpilicueta, al igual que Monreal, su compañero de la otra banda en Osasuna, estaba aporreando la puerta de la selección; en cuanto a Javi Martínez, no creo que nadie ponga en duda que este ha sido el año de su explosión definitiva, convirtiéndose en un futbolista clave en el éxito del Athletic. A Santi Cazorla, que yo pienso que será uno de los damnificados, se le están agradeciendo los servicios prestados, y, si hubiera justicia, tanto Llorente como Pedro estarían en Sudáfrica en detrimento de Güiza y Negredo.

Pero el caso es que no habrá polémicas, o habrá muy pocas, el día que Del Bosque ofrezca la lista de veintitrés. Luego, dependiendo de cómo nos vaya en el Mundial, pasará lo mismo de siempre y arreciarán las críticas si se pierde o se exhibirá el botafumeiro si se gana. Digo yo que habrá pocas polémicas porque el señor Vicente del Bosque huye de la confrontación como el gato escaldado del agua fría, aunque eso no quiera decir en absoluto que no tenga y mantenga razonándolas sus propias ideas al respecto de las cosas. Hace dos años dejé escrito acerca de la lista ofrecida por Luis Aragonés para la Eurocopa de 2008 que no me gustaba porque no me gustaba el seleccionador. Fueron aquellos unos días desafortunadamente enturbiados por la mentira, el resentimiento y el mal comportamiento hacia Raúl. Luego España acabó alzándose con el título, aunque no reniego ni de una de las comas que escribí por aquel entonces. Me parece que en esta lista de treinta están los que tienen que estar, y estoy también convencido de que, dentro de unos días, Del Bosque será justo a la hora de confeccionar la definitiva. Es lo menos que se le puede pedir al seleccionador, lo único en realidad: que confeccione una lista justa y acorde a los merecimientos de cada cual sobre el campo. Las fobias conviene dejarlas aparcadas en casa.
A continuación