El penúltimo raulista vivo

Una foto sin sentido

¿Se dan cuenta a qué me estaba refiriendo ayer?... Santiago Bernabéu siempre aseguró que el rival natural del Real Madrid, por encima del Barcelona, era el Atlético de Madrid. ¿Por qué decía eso?... Muy fácil: Real y Atleti eran vecinos, compartían ciudad y, al final, luchaban por la misma cuota de mercado. En la ciudad condal no funciona así porque, futbolística y mediáticamente hablando, el Barça es infinitamente más poderoso que el Espanyol, pero en Madrid, como ocurre en Sevilla, la sensibilidad está a flor de piel, más aún cuando a uno le va bien y al otro le va mal. No sé si será una coincidencia pero hace doce años, cuando el Atlético de Madrid tensó más la cuerda de sus relaciones con el Madrid y cuando Gil y Antic no tenían el menor rubor en declarar que ellos luchaban por arrancarle un trozo de pastel al Madrid, el equipo rojiblanco ganó el doblete. ¿Casualidad? No creo en las casualidades.

No estoy diciendo que Enrique Cerezo deba cambiarse de acera cuando vea acercarse a Ramón Calderón, pero los gestos son muy importantes y, dependiendo de la dirección, pueden ser malinterpretados. ¿Qué pensarían los aficionados madridistas si su presidente saliera sujetando una camiseta del Barcelona con su nombre? Yo sé lo que pensarían: ese presidente no podría volver a ocupar su despacho en el estadio Santiago Bernabéu. ¿Quiere eso decir que Ramón Calderón y Joan Laporta tengan que ser enemigos?... No. Pero Calderón y Laporta luchan por lo mismo. Enrique Cerezo cumplió ayer 60 años. Para festejarlo decidió invitar a un grupo de amigos entre los que se encontraban el presidente del Madrid. Y, al final de la cena, Calderón le regaló una camiseta del Madrid con su nombre. A Cerezo no le hizo demasiada gracia pero, al final, posó con la camiseta del Real Madrid.

La fotografía, que dará mucho que hablar en el futuro, no tiene desperdicio. Cerezo posa, feliz, con su nueva camiseta del Madrid, con Calderón, que no posa con ninguna del Atleti, a su izquierda, y más allá... ¿Quién dirán que aparece más allá?... Más allá aparece Angel Villar, presidente de la federación española de fútbol, luciendo palmito con otra camiseta del Real. Ya habría estado formalmente mal que Villar se hubiera puesto una camiseta del Madrid con el Real a nueve puntos del Barça, pero es que ha ido a colocársela justo cuando la distancia se ha reducido a dos. Cerezo con su camiseta del Madrid, en el centro Calderón, y a la izquierda de Calderón el presidente de la federación con la camiseta merengue puesta. Y el sábado, Atlético de Madrid-Fútbol Club Barcelona. ¿Qué dirán en Barcelona de esa foto? También sé lo que dirán.
A continuación