El penúltimo raulista vivo

Un enemigo del Real Madrid

Esto de Internet es una maravilla. Por ejemplo: busco en Google "Guardiola contra los árbitros" y me salen 228.000 resultados en 0,28 segundos. Hagan ustedes mismos la prueba porque yo no pienso perder ni un minuto en recopilar cómo, cuándo, por qué y contra qué colegiados de Primera División la tomó el entrenador del Fútbol Club Barcelona para luego transcribirlo aquí. Al final va a ser otra mentira que sea Mourinho el único entrenador que mete a los árbitros en el debate futbolístico. Pongan "Emery contra los árbitros" y verán cómo les salen 561.000 resultados en 0,22 segundos. ¿"Quique contra los árbitros?"... 128.000 resultados en 0,25 segundos. ¿"Manzano contra los árbitros"?... 66.100 resultados en 0,30 segundos. ¿"Caparrós contra los árbitros"?... 25.600 resultados en 0,16 segundos.

Lógicamente, el número de resultados decrece en función del eco que tenga la información en función de la importancia del club y de quien lo entrena, pero absolutamente todos y cada uno de los entrenadores de fútbol de España, y no sólo el que dirige al Real Madrid, hablan mal de los árbitros. Mi pregunta es la siguiente: ¿por qué no desmontar de una vez por todas una mentira si se tarda, en el peor de los casos, unos 0,30 segundos?... La respuesta es clara: porque el Real Madrid y Mourinho venden. ¿Y por qué si el Real Madrid y Mourinho tienen mucho que ver en la prosperidad de la prensa deportiva se consiente un ataque tan demoledor y contínuo contra la institución y sus trabajadores y aficionados?... La respuesta es la siguiente: pregúntenle ustedes a Valdano para que éste le pregunte a su vez Florentino. Yo, por mi parte, tengo entendido que no fue precisamente poniendo la otra mejilla como F.P. se hizo con las riendas de ACS.

Otro ejemplo es José María del Nido. Yo creo que este hombre, quién sabe si por un complejo mal curado o por qué, está verdaderamente empeñado en llevarse mal con el Real Madrid. Désele pues ese gusto al abogado del sombrero Clásico Deluxe. Porque no es el de Del Nido un empeño estacional o circunstancial sino estable y homogéneo, permanente, inasequible al desaliento, tenaz en definitiva. Haga sol o haga frío, el presidente del Sevilla no para. Su última aportación ha sido decir que va a blindar el vestuario de los árbitros, en alusión a aquel incidente de Valdano de hace... ¡siete años!... No creo que la directiva del Real Madrid deba aguantar en silencio que Del Nido haga público un cartel provocando a su entrenador o que rescate de las catacumbas a Pablo Alfaro sino que tiene que emplear el Hemoal de una vez por todas. Del Real Madrid se puede ser amigo o enemigo y José María del Nido hizo su elección hace mucho tiempo. Que elija Florentino.

A continuación