El penúltimo raulista vivo

La suplencia de Iker y el culo de Ancelotti

"My ass is earthquake-proff", frase que podríamos traducir al español como "tengo el culo a prueba de terremotos". Eso le ha dicho, esta vez de verdad y no como pasó con Gulf News, Carlo Ancelotti al diario británico Financial Times. Luis Aragonés probablemente habría dicho que él tiene el culo pelado pero el entrenador italiano del Real Madrid ha optado por un símil más geológico, más sísmico. Lo que Ancelotti quiere decir es que a él ya le han llamado de todo en varios idiomas y que alcanza su cumbre profesional con una experiencia tal que le permite pasar de todo el mundo y, por supuesto, también de las críticas. Ancelotti está sentado en el Etna y él lo sabe, quizás por eso mismo dilatara tanto el "sí" a Florentino Pérez, hasta tener "el culo a prueba de terremotos".

Para Ancelotti el epicentro del terremoto de estos casi siete meses que han pasado desde el día de su presentación ha sido sin duda la situación de Iker Casillas. Iker cumple ahora un año de suplencia en Liga, que para el club es la madre de todas las batallas, doce meses de angustia retransmitida en vivo y directo a cientos de países de todo el mundo y cuya autoría pueden ya repartirse casi a partes iguales José Mourinho y el actual entrenador. Para Ancelotti fue fácil, puesto que Mou había sido el primero en dar el paso hacia la cornisa, pero también difícil porque absolutamente nadie, he de confesar que yo tampoco, esperaba que ratificara una decisión que había sido tachada de soberana majadería fruto de un enfrentamiento personal e intransferible. Pero Ancelotti colocó sus posaderas en el mismísimo centro del volcán, y ahí las sigue manteniendo hasta la fecha.

Yo tenía un profesor de francés que decía que él se ponía un chubasquero por las mañanas y hasta que llegaba a casa por la noche le resbalaba todo. La prueba palpable de la dureza (deportiva, por supuesto) del culo de Ancelotti es la respuesta que ayer mismo dio a un periodista cuando éste le preguntó si a lo largo de todos sus años en el fútbol recordaba un caso similar al de Iker: "No, no, no lo recuerdo. Es verdad que ha jugado pocos partidos pero los que ha jugado lo ha hecho bien". Ciao, bambino, me vuelvo a colocar el culo encima del Etna. La pregunta llevaba implícita una crítica al entrenador ("¡Cómo es posible que usted tenga sentado a Casillas en el banquillo!") que Ancelotti ha ventilado con una laaaarga cambiada. No lo recuerdo pero le siento. No lo recuerdo pero pongo a López. No lo recuerdo pero van a seguir repartiéndose la titularidad. No lo recuerdo pero...

A continuación