El penúltimo raulista vivo

Un bellotero llamado Kolasinac

Con el 1-6 de la ida, el Real Madrid sólo podía perder en la vuelta. Estaba ya clasificado, jugaba en casa ante un equipo muy inferior y que había sido humillado quince días antes y, salvo Cristiano, todo el mundo tenía en la cabeza el partido contra el Barça del próximo domingo. Al Real Madrid no podía pasarle nada bueno... y no le pasó: un bellotero llamado Kolasinac decidió cortar la trayectoria de Jesé destrozándole el ligamento cruzado de la rodilla derecha. Se acabó para él la temporada. Se quedó el Madrid sin revulsivo y Gareth Bale sin competencia. Se hicieron añicos los sueños del chico de acudir al Mundial de Brasil. Lo dije ayer y lo repito hoy: había gente que, con tal de abonar su teoría de que Ancelotti había sido un imprudente alineándole, estaba ya relamiéndose con la idea de que a Cristiano le dieran un golpecito que imposibilitara su participación el domingo. Pero no fue Cristiano, que es Robocop III, sino Jesé.

La cantinela que llega ahora desde Barcelona y cuyo objetivo claro es el de volver a mediatizar una vez más al colegiado es la de que los jugadores de Martino temen la violencia merengue. Y ya no se apunta sólo a Pepe, que es un clásico, sino que se incluye a Xabi Alonso en la lista de los futbolistas más buscados por el FBI. Y no me extraña. No me extraña pero no porque Alonso sea por supuesto un jugador violento, que no lo es, sino porque a Xabi le tienen desde hace tiempo entre ceja y ceja en el vestuario azulgrana. Los jugadores del Barcelona tienen un sentido patrimonialista de los éxitos de la selección, son suyos y de nadie más, les pertenecen, y Del Bosque transige con ello. No temo por Xabi porque sería demasiado gordo, pero doy por amortizado a Arbeloa. Cualquier excusa será buena, Azpilicueta por ejemplo.

Desde el vestuario culé se ha filtrado que se tiene miedo a la violencia madridista, así en general. Resulta una vez más paradójico que esto se conozca esto a través de los innumerables canales mediáticos afines al barcelonismo el mismo día que lesionan de gravedad a un futbolista... ¡del Real Madrid!... ¿Cuántas patadas ha dado en su vida Benzema? ¿Y Modric? ¿Y Bale? ¿Y Cristiano?... Es al contrario: los jugadores del Real Madrid reciben tarascadas un domingo sí y otro también. Los otros son "intensos", el Madrid violento y Kolasinac un bellotero. Hasta que empiece el partido se van a repetir este tipo de provocaciones y no hay que entrar al trapo. El objetivo es claro: que el Real vuelva a quedarse con 10 en uno de los partidos más importantes del año. La idea se está cocinando a fuego lento.

A continuación