El penúltimo raulista vivo

Un "9" en el banquillo, un "10" dirigiendo y un "0" en la grada

Bauticé Mister Tragaderas a Pedja Mijatovic pero lo cierto es que la que tuvo que comerse con patatas Valdano después de todo lo que dijo y todo lo que escribió sobre Mourinho también fue de órdago a la grande. Fue hábil, si recuerdan, el argentino el día de la presentación del nuevo entrenador al desactivar las preguntas de los periodistas, que a buen seguro habrían convertido la rueda de prensa en un incómodo pim-pam-pum contra Jorge, anticipándose y aclarando su postura; pero, en realidad, no había nada que aclarar: había un ganador evidente, José Mourinho, y un perdedor rotundo, Mister Ego. Y ese tipo de situaciones, si no existe una dirección firme y un propósito de club claro, acaban pasando factura: Valdano esperaba a la vuelta de la esquina con el mazo y el asunto del 9 era demasiado suculento para él como para desaprovecharlo.

No es sólo Luis Aragonés quien controla "satélites periodísticos", también Valdano... ¡Y algunos hasta coinciden! Es muy curioso leer la portada del As de ayer ( "Mourinhada") para comprobar hoy cómo Alfredo Relaño saca la Acorazada Brunete a la calle; no falta de nada: artículo sobre la actitud comprensiva de Del Bosque cuando debió conformarse con los chavales Zárate y Meca, Cruyff dando su opinión acerca de que Mourinho nunca tira de la cantera, votación popular ("¿fue un desafío lo que hizo Mourinho en Almería?") sobre la alineación del Real Madrid del domingo, un Yo Digo del señor director titulado "Mourinho empieza a perder la razón" e información interior firmada por Tomás Roncero en la que se entrecomillan declaraciones de uno de los "pesos pesados" ("peso paja", diría yo, si ni siquiera tiene el par de pelotas necesarias para dejar que publiquen su nombre y sus apellidos) de la junta directiva de Florentino.

Y todo esto es muy triste porque, desde el punto de vista estrictamente deportivo que es el que nos interesa, Valdano, que se atreve a cuestionar la alineación del entrenador diciendo que "hay un 9 en el banquillo", no ha empatado absolutamente con nadie y lleva vendiendo humo los últimos veinte años mientras que Mourinho lo ha ganado todo varias veces. Cada día que pasa se hace más y más evidente la extraña, por incómoda, sensación de que Valdeza va a lo suyo mientras que Mourinho va a lo del Real Madrid, que es el club que le paga a él y, aunque no lo parezca, también a Valdeza. Sí tiene razón Jorge cuando afirma que en Almería había un 9, que luego acabó jugando, en el banquillo; un 9 en el banquillo, un 10 dirigiendo al equipo y un 0 en la grada llevándoselo muerto. Este acabará siendo sin duda el reto profesional más duro de Mourinho, pero no por el Barcelona precisamente... "¡Cuerpo a tierra que vienen los míos!"... Y ahora que el As haga una encuesta pidiéndole a sus lectores que se decanten por Jorge o por José; pero no lo harán porque ya saben el resultado: LQDM.

A continuación