El penúltimo raulista vivo

Última hora: Messi ganará el Balón de Oro con efecto retroactivo hasta 1956

Thiago Silva dice que Ibrahimovic está un escalón por encima de Cristiano y de Messi pero cuando se publican sus votos para el Balón de Oro resulta que ha otorgado cinco puntos a Messi, tres a Ibra y uno a Cristiano. Descubierto el pastel, Thiago, que cumplirá los 30 en septiembre, dice que... ¡se equivocó al votar!... Dani Alves comenta hace menos de veinticuatro horas que este año Cristiano está un poquito por delante de los demás y, probablemente al darse cuenta de que sus declaraciones pueden acarrearle algunas molestias dentro del vestuario, gira espectacularmente y hace seis horas declara que sus apuestas son Messi y Ribéry. ¿Y este es el "ganado" que elige todos los años el Balón de Oro?... No son jueces justos y, por lo tanto, su veredicto es altamente prevaricador.

Para mí que Joseph Blatter es un genio incomprendido. Incomprendido e incompleto. Yo me habría quitado el sombrero ante el presidente de la FIFA si, en un claro homenaje a los Monty Python, que por cierto acaban de anunciar su regreso a los escenarios, en vez de reabrir el plazo de las votaciones hacia el futuro lo hubiera hecho... hacia el pasado. Así, y puesto que el mejor es Messi, el segundo mejor es Messi lesionado y el tercero mejor es Messi jubilado, el Balón de Oro se le concedería al argentino con efecto retroactivo hasta 1956, año en el que lo logró de manera injustísima Stanley Matthews. Un servicio secreto especial dirigido por Matías, el hermano mayor de Leo, entraría una por una en todas las casas de los premiados e irían retirándoles sus trofeos. Primero Di Stéfano, luego Kopa, después Suárez, Eusebio, Charlton, Cruyff...

Especial saña mostraría Mati Messi con Cristiano, poseedor de un Balón de Oro ganado contra toda justicia en 2008. Así, el resultado final sería la gran foto de Messi con sus cincuenta y tantos Balones de Oro, Leo asomado al balcón de su particular ElDorado descubierto al fin tras la frustrada expedición emprendida por Pedro de Ursúa en el siglo XVI y que acabaría con la rebelión de Lope de Aguirre. Lejos de ser un auténtico patán, un zoquete que lleva tanto tiempo subido a un coche oficial que ya no tiene ni idea de lo que pasa a su alrededor, a mí Sepp Blatter me parece un genio, un auténtico adelantado a su tiempo. Que no pare la música. Que continúe el carnaval. Que siga el circo. Y que el presidente más politizado del club de fútbol más politizado del mundo siga hablando de presiones políticas. El pueblo ha hablado, lo demás ya da igual. Y el montaje ha saltado por los aires tal y como, por cierto, auguró José Mourinho que sucedería hace más o menos otro Balón de Oro.

A continuación