El penúltimo raulista vivo

Tres porteros

Siendo cierto, tal y como deja caer tan sibilinamente hoy en su columna de opinión Alfredo Relaño, que el Real Madrid ganó las dos competiciones en las que no participó Diego López, la verdad es que el comentario del director del As está claramente encaminado a dejar mal a cualquier precio al portero gallego. Porque ni siquiera el más recalcitrante de los enemigos de Diego, si es que los tiene, podría negar la evidencia: que ha protagonizado una Liga muy estimable y en unas condiciones francamente adversas, demostrando una personalidad a prueba de bombas editoriales, y que únicamente un despiste generalizado del equipo en el último sprint del campeonato apartó al Real Madrid de la lucha por la Liga. Responsabilizar de la tercera plaza madridista a la presencia de Diego bajo los tres palos es tanto como decir que Xabi no ganó la Champions porque no jugó la final, un dislate, otro más.

Yo sigo diciendo que el Real Madrid puede contar perfectamente en su plantilla con tres porteros extraordinarios y echarles a competir a la arena, que es de lo que se trata. Y continúo pensando que deberá ser el entrenador, hoy Ancelotti y ayer otros, quien decida qué portero le convence más para éste o aquel partido del mismo modo que puede realizar cambios cuando lo considere más conveniente en la defensa, el centro del campo o la delantera. Aquí tiene razón quien gane, y Ancelotti ha ganado Champions y Copa en su primer año, de forma que si al italiano, a quien se pretendió boicotear desde el primer momento por el reparto de competiciones entre sus dos porteros, le da por poner a Iker en Liga, Keylor en Champions y López en Copa, nadie podrá prejuzgarle por ello... aunque lo harán.

Otra cosa es cómo sea interpretada por Iker y Diego la llegada de Keylor al Real Madrid. Es cierto que el fichaje es una ganga pero si el club estuviera plenamente satisfecho con el rendimiento de sus porteros y la situación generada en el transcurso de la anterior temporada no hubiera producido desgaste alguno, Navas no habría venido ni gratis. Y ha venido o, por mejor decir, está a punto de venir. Yo creo que si Keylor viene lo va a hacer para jugar, y que si Keylor juega no lo hará para luchar por los títulos menos relevantes sino por los más importantes, quizá por todos. En esa tesitura, Iker o Diego, López o Casillas, tendrían que ver los partidos uno desde el banquillo y otro... desde la grada. El fichaje de Keylor, que es deportivamente extraordinario, implica también a mi modo de ver una invitación a salir para dejar entrar al costarricense. Pero la decisión no es del club, claro, sino del jugador, que tiene contrato en vigor.

A continuación