El penúltimo raulista vivo

Tres cositas

1.- Revilla, el de las anchoas, acaba de delatar a Laporta, el de los Países Catalanes, y ha descubierto que en el palco de los Campos de Sport del Sardinero este le dijo que España estaba machacando a Cataluña. Y se quedó tan pancho. No hay más que echarle un rápido vistazo al proyecto de nuevo Estatuto que reposa en la nevera del Tribunal Constitucional a la espera de ser aprobado y las innumerables declaraciones de los independentistas tratando, y probablemente consiguiendo, ya veremos, chantajear a sus miembros y miembras, para darse cuenta de que Jan está efectivamente en lo cierto y que Cataluña está más ninguneada, presionada y arrinconada que nunca... ¡Si hasta se permiten convocar un referéndum de pacotilla y absolutamente nadie es capaz de pararles los pies!... Laporta, que encabeza la Diada y propugna la República Independiente del Barça, es el vivo ejemplo de un hombre amedrentado y atormentado por la bota opresora del malvado español.

2.- Se espera con tensa expectación el amadrizaje de Manuel Pellegrini. Ayer el Barcelona hizo con el Racing lo que Laporta dice que hace España con Cataluña y ahora le toca al Real demostrar que no está dispuesto a perder comba. Dice el ingeniero que él no pretende que el Madrid juegue como el Barça... ¿Por? ¿Por qué no lo pretende?... Si yo fuera entrenador del Real Madrid, después del desembolso que acaba de hacer el club trayendo a dos de los cinco mejores futbolistas del mundo, lo primero que me plantearía como reto es jugar tan bien como lo hace el actual campeón. Si no, ¿por qué cree Pellegrini que Florentino ha fichado a Ronaldo, Kaká, Benzema y Xabi Alonso de una tacada?... De acuerdo que el Madrid es un equipo... ¿cómo dicen ahora los modernos?... "en construcción", pero, al contrario de lo que cree el chileno, lo único que diferencia a una y otra afición es que la de aquí tiene infinitamente menos paciencia que la de allá. Construya rápido, don Manuel, no pierda el tiempo. Dé con la clave y sobre todo no se le ocurra dejar que el Barça se escape. Lo digo por su bien.

3.- Campanilla Coghen está encantada. Entrañable. Emocionante. Se me saltan las lágrimas. Pero aquí quien sabe de verdad de qué va esta vaina es Juan Antonio Samaranch padre. El inclinó decisivamente la balanza a favor de Barcelona para que la ciudad condal se llevara los Juegos del 92 y ahora dice que "hay que ser pesimista". No me parece que haya que ser pesimista ni tampoco optimista sino simplemente realista y conocer los vericuetos del Comité Olímpico Internacional. El 2 de octubre no se decide nada, el 2 de octubre es el show de Jacques Rogge y su orquesta. A Madrid la mandarán a 2020 para solaz de Carod Rovira y ahora de lo que se trata es de fingir emoción durante unos cuantos días más. La consejera delegada está en su papel y el alcalde de Madrid está en su papelón pero yo hace ya mucho tiempo que dejé de creer en las hadas, y quien haya tenido ocasión de ver el reportaje de la BBC a propósito de Londres 2012 se dará cuenta de que aquí no se gana con Tinker Bell sino con el Capitán Garfio.
A continuación