El penúltimo raulista vivo

Tópicos y quíntuple vara de medir

Así, en líneas generales y por lo tanto algo injustas, los periodistas deportivos estamos realmente apegados al topicazo. Resulta que, después de tanto tiempo juntos y por mucho que nos riamos de él, le hemos cogido cierto cariño al "somos once contra once" o al "nos vamos a dejar la piel sobre el terreno de juego", de forma que cuando estamos delante de un bocado informativo tan suculento como José Mourinho tendemos a despreciarlo. No creo que Mou, que lleva utilizándonos a los periodistas desde su etapa en el Inter de Milán, atente en absoluto contra la libertad de expresión al no comparecer ante los medios de comunicación, aunque eso sea lo que digamos nosotros para continuar echándole el muerto al portugués. Tengamos claro que la empresa de Mourinho es el Real Madrid, cobra de ese club y no de tal o cual radio o televisión.

Si, reconociéndole como le reconocemos al técnico merengue la virtud de vender periódicos por sí solo, nos dedicamos a menospreciarle y a atacarle con saña, lo más probable es que él acabe centrándose en lo suyo y nos mande a Aitor Karanka por delante. Por supuesto que el periodismo sobrevivirá a Mourinho, aunque muchos de mis colegas cometan el error de pensar que Mourinho no podrá hacerlo sin los periodistas. ¿Estoy diciendo que no se critique a Mourinho?... En absoluto, nada más lejos de la realidad; yo creo que el entrenador del Real Madrid ha cometido algunos actos ciertamente reprobables como por ejemplo meterle un dedo en el ojo a Vilanova, lo que digo es que a lo mejor a su familia y a él mismo no les ha sentado del todo bien que le hayan llamado "nazi portugués"; yo en su caso no habría vetado a El País sino que le habría demandado.

Y hablando de los topicazos: como resulta que el Real Madrid desatascó el otro día la Liga en el estadio Vicente Calderón gracias a dos tomahawks de Cristiano, se da a entender que un equipo que lleva la friolera de 104 goles vive de las individualidades del portugués; no así el Barcelona, por supuesto, que, como todo el mundo sabe bien, no vive en absoluto de los regates, los pases y los goles de Leo Messi. Ahora, como resulta imposible de toda imposibilidad afirmar, sin que a uno se le caiga la cara al suelo de vergüenza, que un equipo que está a tres goles de batir el récord histórico del Real Madrid de John Toshack no juega al fútbol, se repite muchas veces eso de que "tiene pegada" para diferenciar lo suyo, que debe ser otro juego, del auténtico fútbol que es el que practica y representa mejor que nadie el equipo de Guardiola. Tópicos y quíntuple, que no doble, vara de medir.

A continuación