El penúltimo raulista vivo

Todos japoneses

Hoy me ha ocurrido algo muy extraño, un poltergeist. Me he levantado en Madrid. Sé que era Madrid porque me he asomado a la ventana y desde mi casa se ve El Pirulí. Me he tomado un café, me he duchado y me he preparado para ver el partido entre el Real Madrid y el América de México. Lo daba La 1 de Televisión Española y he puesto La 1 de Televisión Española. Sé que era La 1 por la sencilla razón de que Televisión Española aparece en el canal número 1 de Movistar Plus. He puesto La 1 pero me salía Culiacán TV. Cambiaba de canal, volvía a poner La 1 y entonces me salía Azteca Deportes. Volvía a cambiar para comprobar que la 2 estaba en su sitio y Antena 3 en el suyo, volvía a La 1 y me salía Televisa... A los cinco minutos de estar viendo el partido, uno de los narradores, que debe ser natural de Ciudad Juárez o de Tampico, decía lo siguiente: "El Real Madrid todavía no ha aterrizado en Yokohama"... ¡A los 5 minutos!...

En el descanso del partido he tenido que ver de nuevo el final de la primera parte porque creía que el Madrid iba perdiendo. He pensado: "Habrán anulado el gol de Benzema", pero no, qué va, el gol había sido legal pero por la transmisión de Azteca Deportes uno podría haber pensado que el Real Madrid iba por debajo en el marcador. En el descanso del partido aquello parecía El día de los Muertos, pero en México ese día se celebra el 1 y el 2 de noviembre, y me he dicho: "No puede ser porque estamos a 15 de diciembre". En esos quince minutos me he enterado de todo lo mal que lo había hecho el Real Madrid y, ¡atención!, de todo lo malo que iba a sucederle al equipo de Zidane a partir de ese instante.

Y vuelta a empezar. Arranca la segunda parte y pongo La 1 pero me vuelve a salir Culiacán TV. Y así hasta que Cristiano ha marcado el segundo. Al final del partido, una vez eliminado el equipo que iba a eliminar al Real Madrid, el Kashima ha empezado a ganar la final del domingo que viene. Y entonces me ha vuelto a pasar algo rarísimo y es que de no poder sintonizar más que canales de televisión mejicanos he pasado a oír radios japonesas: me salía FM Okinawa, me salía Gensokyo Radio, me salía Radio Kisiwada... Por oír, he llegado a oír incluso que en lo que el Real Madrid no iba a ganarle al Kashima era en "ganas e ilusión"... Y me he preguntado a mí mismo: "¿Y cómo se conquistan 11 Copas de Europa, entre otros torneos menores, sin poner más ganas y más ilusión que el rival?"...

Para rematar, me he ido a Twitter y lo mismo: todos japoneses. Que si el Mundial es una filfa, que si el torneo no vale para nada, que si no le interesa a nadie. Hombre, le interesa a los madridistas, que son tan oyentes, telespectadores y lectores como, por ejemplo, puedan serlo los aficionados del Barça, ¿no?... Pues no, parece que no, parece que los seguidores del Madrid no importan a los medios de comunicación... de Madrid. Lo que yo quiero decir es que, pese a todo, contra todo y contra todos, el Real Madrid está a 90 minutos de convertirse en campeón mundial después de haberlo hecho de Europa. Y quiero decir también que ya sé que para el periodismo deportivo español esto del Mundial es un engorro, y más aún jugándolo el Real Madrid, pero que al menos sí ha servido para algo: para que algunos privilegiados destacados en Yokohama puedan cobrar dietas.

No quiero ni imaginar el fiestón que harán el domingo en Azteca Deportes, ahora reconvertida en Fuji Televisión, como el domingo palme el Madrid, seguro que se ponen de sake hasta las trancas. Desafortunadamente, el Real Madrid está en la final de un Mundial que no interesa en líneas generales al periodismo deportivo español pero que sí les parece relevante a los 125 millones de seguidores que, según estadísticas de 2015, tiene el Real Madrid distribuidos por el mundo. También por México. Y por Japón. Y alguno, aunque menos, por España.

A continuación