El penúltimo raulista vivo

Escarbando en los cubos de la basura de Cristiano

Pues sí, el Barça es un auténtico remanso de paz: Xavier Sala i Martín, el de las chaquetillas del anuncio del payaso de Micolor, acaba de decir que José María Bartomeu ya estaría preso en Estados Unidos por el delito de perjurio. Por su parte, Agustí Benedito, eterno candidato a la presidencia culé, acaba de afirmar que el infiltrado que dejó sentado en la poltrona el fugado Sandro Rosell se merece una moción de censura. Johan Cruyff, que es un activista pro Joan Laporta, acaba de sacar también la lengua a pasear, y el propio Laporta ha reaparecido en La Monumental para asegurar que el cuerpo le pide presentarse a las elecciones, que serían allá por junio de 2016 si es que al final Bartomeu sigue al pie de la letra las instrucciones de Ikea del Perfecto Okupa y logra anclarse correctamente al sillón hasta entonces.

Estas chiquilladas vienen a sumarse a los asuntillos aquellos de Messi, Neymar, Suárez o la sanción de la FIFA, pelillos a la mar... No parece tampoco que a Luis Enrique le vayan demasiado bien las cosas y hasta se cuenta por ahí que las "vacas sagradas", encabezadas por Messi, están empeñadas en hacerle la cama al asturiano nervioso, cuestión ésta que me sorprende muchísimo puesto que, como todo el mundo sabe, Leo jamás ha influido en ninguna decisión deportiva del club catalán y se ha limitado a observar, entre perplejo y estupefacto, cómo iban cayendo a su alrededor uno a uno todos los jugadores que podían robarle plano, Estamos en noviembre de 2014 y, aunque a alguien pueda parecerle mentira, el Barça se encuentra a... ¡dos puntos del líder!... El problema, claro, no es la distancia, que es mínima, inapreciable e intrascendente, sino el nombre y el apellido del primer clasificado: Real Madrid Club de Fútbol.

Que el Barça se encuentre en este estado vegetativo se debe, claro, a que el Real Madrid despliega sobre el campo un fútbol que maravilla y que ilusiona. Esa ilusión es combatida con fiereza por aquellos que hace nada afirmaron que Messi sería siempre el mejor futbolista de la historia y que ahora no consienten que se diga que este Real está a la altura de los mejores de todos los tiempos. Es pronto, claro, para saber qué hará el vigente campeón de Europa, pero también lo era para asegurar que Messi, que ahora trota por los campos de España, sería siempre mejor que Cristiano, que va lanzado como un cohete a por su tercer Balón de Oro, y sin embargo aquello se dijo con total impunidad: son las cosas del "periodismo objetivo". De ahí que ahora salga a la luz el estracto de un libro sobre el argentino que se publicó hace un año y que han rebotado los periobarcelonistas; en él se asegura, sin pruebas, que Cristiano dice en el vestuario cosas terribles sobre Messi. Todo vale contra el portugués. Todo vale contra el mejor futbolista del mundo. No conviene dejarle en paz no vaya a ser que se le ocurra ganar un cuarto Balón de Oro, y luego un quinto...

A continuación