El penúltimo raulista vivo

Tiros, tiritos, salchichas y salchichones

Oscar Wilde, agonizante en el Hotel d'Alsace de París, todavía tuvo tiempo para pedir caviar y champagne y, fiel a su fina ironía, sentenciar lo siguiente en cuanto le sirvió el camarero: "¡estoy muriendo por encima de mis posibilidades!"... Los entrenadores de fútbol también tienen un finísimo olfato para olerse lo peor, aunque, a diferencia del famoso poeta y dramaturgo dublinés, su humor sea variable, como el tiempo. Se supieron sentenciados Jesualdo Ferreira y José Aurelio Gay, sustituidos por Manuel Pellegrini y Javier Aguirre respectivamente, y ahora intuyen que seguirán idéntico camino Juan Manuel Lillo, actual técnico del Almería, y Michel, entrenador del Getafe. Y, como en el caso de Wilde, ellos también son conscientes de que están muriendo deportivamente hablando por encima de sus posibilidades.

Lillo dice que el tiro ya se lo han dado y Michel que la salchicha está cortada, que vienen a ser algo así como las versiones militar y charcutera del refrán popular español que nos recuerda eso de que "cuando las barbas de tu vecino veas pelar pon las tuyas a remojar". El entrenador del Getafe tiene mucha ventaja sobre el del Almería puesto que él lleva abriéndose los poros y preparándose la cara para el afeitado a navaja desde que era jugador; la verdad es que no acierto a comprender por qué pero, ya fuera por unas u otras razones, Michel nunca cayó del todo bien, ni siquiera entre la parroquia merengue. Supongo que habrá mucha gente que se haga los dedos huéspedes pensando en la posibilidad de que el Geta pierda en casa con el Zaragoza del redebutante Aguirre y se hunda así en el pozo negro de la clasificación general.

La verdad es que el Getafe empieza a no parecerme un buen destino para Michel. El año pasado le hicieron pasar las de Caín a Adrián, aunque tanto el padre como el hijo aguantaron como dos auténticos jabatos, y este año no sé muy bien qué es lo que quieren: ¿Champions?... ¿La final de Copa?... Me parecería muy injusto que la salchicha estuviera cortada porque el Geta está ahora mismo clasificado cómodamente en la mitad de la tabla con 13 puntos, a 2 del Athletic Club de Bilbao y 3 del Atlético de Madrid, equipos con un poquito más de tradición en Primera División. A Lillo, que tampoco cayó nunca bien, le veo más perdido y a la espera del tirito de gracia, pero empiezo a preguntarme seriamente si no sería bueno para Michel (sí, sigo creyendo que es el entrenador del futuro para el Real Madrid) abandonar de una vez por todas el feudo del impresentable de Angel Torres y poner el salchichón encima de la mesa.

A continuación