El penúltimo raulista vivo

Tebas sí quiere ponerle el cascabel a Piqué

Bien por Javier Tebas, sí señor. Muy bien por el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, que no mira hacia otro lado. Si, como sucede por ejemplo en la NBA, no queremos que se hable de los árbitros, la LFP deberá adoptar medidas similares a las americanas para impedirlo; si, como sucede por ejemplo en la NBA, no queremos que se produzcan gestos o actitudes por parte de los profesionales que enciendan la mecha de la violencia, deberemos importar medidas similares a las del deporte estadounidense. Si no queremos que el juego limpio no sea un concepto hueco, un mantra sin sentido, un latiguillo que repetimos como papagayos para quedar bien, deberemos trabajar día a día para que no sea así. Día a día. Como no van a cambiar las cosas es mirando hacia otro lado.

Si no queremos que las aficiones de Barça y Athletic Club de Bilbao conviertan la final de Copa en un akelarre independentista, piten el himno nacional y vejen al Rey de España, deberemos hacer algo para impedirlo; como no se impide que piten el himno nacional en una final de Copa es haciendo el Don Tancredo en el palco, se evita, por ejemplo, suspendiendo el partido. Si queremos que Piqué no le haga la peineta al himno nacional español, deberemos impedirle que lo haga. Si no queremos que Piqué le ponga los cuernos a la afición del Español, deberemos emplear instrumentos que se lo impidan. Como no impediremos que Piqué vuelva a provocar mañana o pasado mañana a otra afición es haciendo lo que, por ejemplo, hace Julen Lopetegui, que es mirar permanentemente hacia otro lado. Por eso no puedo por menos que aplaudir la actitud de Javier Tebas, que, consciente de que van a ir a por él, no tiene miedo de proponer ante Competición una sanción para Piqué.

El Fútbol Club Barcelona es, por supuesto, connivente con esta situación. Marçal Lorente nos contaba el otro día en El Primer Palo que el Barça estaba molesto por la actitud del presidente de la Liga, pero... ¿qué actitud debe adoptar el presidente de una competición profesional en la que uno de sus actores provoca a la grada de un equipo rival? ¿La actitud debe ser la de mirar hacia otro lado? Y si miramos hacia otro lado, ¿cómo va a aprender Piqué que lo que hace no está bien? Está claro que Bartomeu no se lo va a decir, ni nadie del club... ¿Entonces? ¿Quién se lo dice? Parece que en el Comité Técnico de Árbitros también están muy molestos porque consideran que Tebas se ha inmiscuido en su trabajo, pero... y si los árbitros españoles son tan malos que no recogen en el acta un gesto como el de Piqué, ¿qué hacemos? ¿Esperar a que sean buenos? ¿Y cuándo será eso? ¿Cuándo serán buenos los árbitros españoles y harán de una puñetera vez correctamente su trabajo?... Lo digo, más que nada, para estar preparados y que no nos pille por sorpresa.

Así que un diez para Tebas y un cero para el Barça, que defiende las actitudes chulescas y clasistas de uno de sus jugadores, y otro cero más para el colectivo arbitral, que no se entera de nada. Porque, además, Tebas sabe perfectamente que el Comité de Competición va a pasar arguyendo que hay un montón de gestos similares al de Piqué y que no puede actuar contra todos, pero entonces el Comité de Competición estará mintiendo. Así que el valiente gesto de Tebas es, además de todo, suicida por inoperante puesto que él sabe mejor que nadie que quedará en agua de borrajas, de modo que es un gesto doblemente valiente. La Liga de Fútbol Profesional, que no el Barça, ni tampoco los árbitros, ni mucho menos los Comités federativos, sí podrá decir que lucha por el fair play a través de la figura de su presidente. Su proposición de denuncia es simbólica, pero como decía el escritor y filósofo polaco Alfred Korzybski, "los logros del hombre descansan sobre el uso de símbolos". Tebas ha hecho su parte; Bartomeu, Larrea, Lopetegui, Victoriano y el Comité no. Que luego no se llenen la boca pidiendo juego limpio.

A continuación