El penúltimo raulista vivo

Tebas, coge tus cosas y vete

Más de siete días después, Javier Tebas pidió perdón... al Fuenlabrada. Al Elche, que junto al equipo madrileño es el mayor damnificado, no. No al Deportivo de La Coruña. Al Numancia tampoco. Más de siete días después, y tras sugerir la directiva del club fuenlebreño que acatarían la decisión trasladada al Comité de Competición por parte de la Liga de no jugar el partido por causa de fuerza mayor, Javier Tebas pidió perdón. Y lo hizo vía Twitter. Insisto, pidió perdón a uno de los implicados perjudicados y no a todos, de modo que, hasta el tramo final, Tebas se ha mostrado especialmente cariñoso con uno de sus cuarenta y dos jefes. Por cierto que en ese tuit del domingo, el presidente de la Liga dice que el fútbol le debe una al Fuenla y que esa oportunidad llegará: está el horno ahora mismo como para que Tebas dé a entender que, tarde o temprano, el Fuenlabrada subirá a Primera. Si, como reconoce el propio Tebas, él es el único responsable de que el Fuenlabrada viajara hasta La Coruña, ¿no debería el presidente de la Liga asumir de algún modo práctico dicha responsabilidad? En el mundo occidental, y cuando uno comete un error que además no tiene inconveniente en reconocer, se dimite, del verbo dimitir. Dimita, Tebas, dimita.

El espectáculo bochornoso al que nos sometieron este domingo pasará a los anales de la historia negra del fútbol español. La Liga deja sin posibilidad de ascenso al Fuenlabrada, Tebas senior agradece el harakiri del club para el que trabaja Tebas junior, al tuit de Tebas senior mostrándose lisonjero con el Fuenlabrada responde Borja Valle, jugador del Deportivo, con otro en el que puede leerse "los tienes bien gordos" y el Fuenlabrada reacciona con otro tuit cuestionando directamente la autoridad de la Liga en este asunto y rechazando su presunta renuncia al ascenso. ¿Por qué Tebas asume toda la responsabilidad de un caso que puede acabar con una querella penal? ¿Cómo es posible que el Fuenlabrada viajara a La Coruña sabiendo que había varios positivos en su plantilla? ¿Por qué lo hizo sin su médico al frente? Ahora la decisión propuesta por Tebas senior no está en sus manos sino en las del Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol que preside su Moriarty particular, Luis Rubiales.

Cuenta Plutarco que Publio Claudio Pulcro se coló disfrazado de tañedora de lira en la fiesta de la Bona Dea. No sólo eso sino que el tal Pulcro fue pillado in fraganti manteniendo relaciones sexuales con Pompeya Sila, la segunda esposa de Julio César, que algo mandaba. A la mañana siguiente Julio repudió a Pompeya con la siguiente frase: "Tuas res tibi habeto et vade", o sea coge tus cosas y vete. Aurelia, la madre de César, advirtió a su hijo de las consecuencias negativas que acarrearía para él divorciarse de la nieta del difunto dictador Sila, pero César respondió con la frase que ha pasado a la historia: La mujer del César no solo debe serlo sino también parecerlo, "mulier caesaris non fit suspecta etiam suspicione vacare debet". Muchos años más tarde, Shakespeare pondría en boca de Marcelo la frase "algo huele a podrido en Dinamarca". Tebas senior ha tenido la peor de las suertes, la peor. La Liga ha ido a gripársele en el último metro y, además, con un equipo para el que trabaja su hijo como protagonista. Si Javier Tebas, que no tiene miedo a cargar contra Florentino Pérez, Luis Rubiales, el Gobierno, el ministro, el Consejo Superior de Deportes o el papa, se dedica ahora a interpretar Las cuatro estaciones de Vivaldi por Twitter sin ni siquiera dedicarle uno de sus habituales aguijonazos a la alcaldesa de La Coruña, es porque sabe que ahora, por primera vez, le ha salido un grano en el culo. El grano en cuestión tiene la cara de su hijo, que es normal, por supuesto, que defienda a su padre, que es el presidente de la Liga de Fútbol Profesional de cuarenta y dos y no sólo de uno.

Parece que está acreditado que Pompeya mantuvo relaciones sexuales con Pulcro, que luego tomó la buena decisión de cambiarse de nombre, pero lo que más enfadó a Cesar no fue eso. A Julio no le molestó que su mujer se acostara con otro sino todo el aparato logístico que éste montó para colarse en una fiesta que era exclusiva para mujeres y, sobre todo, la publicidad. La publicidad manchó el nombre del hombre más poderoso de Roma y, en ese momento, del mundo. O, como diría el amigo de Hamlet, olió tanto y tan fuerte a podrido que a César no le quedó otra que repudiar a su mujer. Ahora también huele. Es posible que el acercamiento solidario de Tebas senior al Fuenlabrada no haya tenido nada que ver con la presencia de Tebas junior en el consejo de administración del equipo madrileño, pero el presidente de la Liga no sólo debe serlo sino parecerlo. Hubo otras ocasiones que tampoco lo pareció pero nunca como ahora el más objetivo e imparcial de los espectadores puede llegar a pensar que su cariño al Fuenla no es en el fondo otra cosa que el cariño a su hijo. "Tuas res tibi habeto et vade", Javier. Coge tus cosas y vete. Lo hiciste bien hasta que lo hiciste mal.

A continuación