El penúltimo raulista vivo

Tata Martirio

Al Tata Martirio le están cocinando en el microondas de los valors y del seny que utilizaron en su día, por poner sólo un ejemplo, con Abidal. La diferencia entre Eric y Gerardo es que al primero le sorprendió sinceramente que el club le dejara tirado cuando le había prometido fidelidad eterna mientras que el segundo, y ya lo dije aquí hace algunos meses, había comunicado a su entorno profesional allá por el mes de diciembre que no seguiría en el Barça. ¿Qué vio Martirio para decidir al poco de llegar que se iba de uno de los clubes más poderosos del mundo?... Si la no renovación de Del Bosque como entrenador del Real Madrid sigue siendo aún hoy motivo de falsario e interesado debate cuando resulta que ya han transcurrido once largos años desde aquel deceso futbolístico con el que, por cierto, no estuve de acuerdo, no quiero ni imaginarme qué se habría dicho de Florentino Pérez si se hubiera comportado con Vicente como Bartomeu con el Tata: ¡deprisa a la hoguera de Prisa!...

Lo de Martirio va a ser un auténtico ídem para él de aquí al final de la Liga. No es sólo que el director deportivo del club catalán, que tiene la cara de cemento armado, se reúna con Luis Enrique y a la vista de todo el mundo en la casa que el entrenador del Celta mantiene porsiaca abierta en Gavá: está visto que el decoro y la prudencia no caracterizan precisamente las actuaciones de la actual junta directiva culé; es que a Martino, y puesto que ha sido el propio Zubizarreta quien le ha dado en público la extremaunción deportiva, ya se le sube a las barbas hasta el mismísimo Tello, que es un recién llegado como quien dice. Lo peor del caso es que Tello le suelta a Martirio eso de que sacarle al campo en el minuto 90 de partido es una falta de respeto y el pobre Gerardo, que ya debe estar mentalmente en Rosario, ni se inmuta, le da igual.

Quien sigue teniendo ahí la última palabra es por supuesto como siempre Leo Messi. Una palabra suya y su conocidísimo efecto gravitatorio retornaría a Martirio al mundo de los vivos deportivos aunque fuera de modo parcial. Pero Leo sigue analizando la "caja negra" de Hacienda y al final, puestos a elegir, prefiere optimizar recursos centrándose en salvarse a sí mismo y en intentar hacerlo también con su amigo Pinto, el del silbidito, que al parecer es de los pocos que le aguantan. Un panorama tan desolador como el que acabo de relatarles requiere la intervención inmediata de los hermanos Teixeira, Fernando y José Antonio, el "comando de operaciones especiales"; el primero ha sido designado para arbitrar el Elche-Barcelona mientras que el segundo se encargará del Atlético de Madrid-Málaga. Es sin duda alguna el premio que el Comité de Árbitros les tenía reservado a los hermanos cántabros tras su reconocido buen hacer a lo largo de esta Liga, la guinda que le pone a la tarta el pastelero Arminio, el penúltimo servicio a la "marca España".

A continuación