El penúltimo raulista vivo

Suerte Keylor, suerte Godín...

Hoy, según ha adelantado Josep Pedrerol en el programa Jugones de La Sexta, se ha sabido que Zinedine Zidane le ha comunicado a Keylor Navas que no cuenta con él. Vamos, que el Real Madrid no cuenta con él o, para ser exacto, que el Real Madrid piensa que Courtois debe ser su primer portero. Da pena porque Keylor ha sido el portero talismán de las tres Champions seguidas del equipo blanco y su comportamiento siempre ha sido ejemplar, incluso cuando el club quiso cambiarlo por De Gea, operación que quedó abortada por quítame allá unos faxes enviados a destiempo, pero cuando el Real Madrid fichó al Guante de Oro del Mundial de Rusia y uno de los tres o cuatro mejores porteros del mundo, quien más y quien menos supo ipso facto que el final de la historia sería el que se ha confirmado hoy y que, al parecer, supo Keylor por boca del propio Zidane, que en su momento ya protegió al costarricense negándose a incorporar a Kepa, hoy triunfando en el Chelsea.

Al principio decía que Zidane le ha confirmado a Keylor que no cuenta con él, pero sinceramente debo confesar que esto no lo tengo del todo claro. No sé si Zidane le ha dicho a Keylor que no cuenta con él o Zidane le ha dicho a Keylor que el Real Madrid no cuenta con él; por no saber, porque no lo sabe nadie que no haya estado en la toma de decisiones, no sé si Zidane podría haber contado con Keylor como segundo portero por detrás de Courtois y Navas ha dicho &no& o ni siquiera le han dado esa opción y le han dicho que está fuera. Lo cierto y verdad es que, por unos u otros motivos, Keylor no seguirá y, como parecía razonable, la temporada que viene, tal y como adelantó el entrenador del Real Madrid, no habrá dudas al respecto de quién ocupará la portería blanca.

Esto, claro, no tiene nada que ver con la justicia o la injusticia sino con los intereses de unos y otros. Los futbolistas tienen sus propios intereses, que a veces no son compartidos por los clubes, y los clubes tienen a profesionales que dedican mucho tiempo a prever lo que pasará en el futuro. Nadie le garantiza al Real Madrid que la decisión de prescindir de Keylor para darle el relevo a Courtois vaya a ser acertada, del mismo modo que cuando el Real Madrid fichó al portero del Levante por 10 millones de euros pocos dijeron que aquella era una decisión correcta. Convendría leer u oír lo que se dijo de Navas por aquel entonces, incluso lo que hoy en día se sigue escribiendo o diciendo del portero de las tres Copas de Europa, pero desde aquel 3 de agosto de 2014 han pasado muchos meses y, más allá de las críticas puntuales que jamás se van a poder impedir del todo, en ellos Keylor ha demostrado que aquella decisión fue correcta. Ojalá la de ahora también lo sea pero... ¿justicia?... Aquí nada tiene que ver la justicia, esto es fútbol. Como es fútbol también la decisión del Atlético de Madrid de no ofrecerle a su estandarte Godín lo que sí le dio sin embargo el Inter de Milán.

Ningún entrenador del mundo, ninguno, tiene el poder omnímodo para hacer y deshacer a su antojo, y menos aún en un club de élite. Ninguno. Ni siquiera uno que ha ganado tres Copas de Europa en dos años y medio. Ni siquiera uno que, como es el caso del Cholo Simeone, le ha dado la vuelta al Atleti como si se tratara de un calcetín y que pasa por ser el mejor entrenador colchonero de la historia. La despedida de ayer de Godín fue muy emotiva, hubo lágrimas y palabras bonitas, discursos, un pasillo muy emocionante... pero Godín se va. Godín se va porque su club, el club en el que lleva 9 años, ha creído oportuno con todo el dolor de su corazón que no era razonable ofrecerle dos años más de contrato a un futbolista de 33. Si por justicia fuera, si fuera por los servicios prestados, Diego Godín debería haber seguido pero... esto no va de justicia, esto es fútbol; y, además, Real Madrid y Atlético de Madrid piensan que es justo renovarse. Decía Santiago Rusiñol con gran perspicacia que cuando un hombre pide justicia es que quiere que le den la razón. Seguro que, en el fondo, Keylor y Godín se sienten injustamente tratados y piensan que Real y Atleti no han sido justos con ellos, pero Real y Atleti han hecho de Keylor y de Godín lo que son hoy, dos futbolistas reconocidos mundialmente y queridos por las aficiones que hoy dejan atrás, nunca de lado. Suerte, Keylor. Suerte, Diego. Os la habéis ganado.

A continuación