El penúltimo raulista vivo

Spanish leches

Eso del spanish Liverpool es un cuento chino. El Liverpool tiene de spanish lo que yo de bailarín del Ballet Imperial Ruso. Lo que pasa es que la broma del spanish Liverpool vale igual para un roto que para un descosido, y para lo que vale ahora es para que los resentidos y mediocres celebren la eliminación de un equipo español, en este caso el Real Madrid. Es como si en Holanda festejasen la eliminación del PSV a manos del Madrid porque el Real tiene seis jugadores de dicha nacionalidad en su plantilla: "¡Qué bien que al PSV le ha eliminado el dutch Real Madrid, pongámonos a cantar su himno para celebrarlo!... Of the sports glories that campean for the Spain"... ¿Se imaginan el ridículo?... El Liverpool tiene en su plantilla menos jugadores españoles que holandeses tiene el Real Madrid en la suya, y sin embargo nadie habla del Real Madrid holandés.
 
Todo el mundo se refiere hoy al indudable éxito de la Premier League al haber conseguido clasificar a sus cuatro representantes para los cuartos de final de la Champions mientras que España sólo ha logrado "colar" a dos. Dos, uno y dos, (1 y 2) y no tres (3). Porque, que yo sepa, salvo cuando juegan con la camiseta nacional de España, Torres, Riera o Xabi lo hacen ahora mismo para Isabel II y no para Juan Carlos I. ¿Saben qué les digo?... Pues les digo lo siguiente: entre Manchester United, Liverpool, Chelsea y Arsenal suman una Copa de Europa menos de las que tiene en sus vitrinas el Real Madrid Club de Fútbol de España. Y ahora cojamos aire, respiremos hondo y cantemos todos juntos el You'll Never Walk Allone de las narices porque si existe un equipo en el mundo que jamás caminará sólo, por mucho que traten de hostigarle y ponerle palos en las ruedas, ese es sin dudarlo el Real Madrid. ¿Spanish Liverpool?... ¡Spanish leches!

Dicho lo cual, aumento a tres las botellas de cava puestas a enfriar en la nevera: una para Abel, otra para Santi Denia y otra para Sabas. Ojalá consigan, y lo digo con el corazón en la mano, igualar al menos lo logrado por su antecesor en el cargo porque eso querrá decir que el Atlético de Madrid ha vuelto a clasificarse para la Champions de la próxima temporada. Sin Copa, eliminado por el Oporto y a diez puntos del Sevilla (que eso sería mejorar lo obtenido por Aguirre) en la Liga, a Abel le crecen los enanos (tiene a Maxi encendido) y es acusado de cobarde por no alinear a Forlán desde el principio. El entrenador dice que no le puso porque estaba fundido, el Kun comenta que todo le resulta más difícil si se tiene que pegar él sólo contra los defensas y Sinama, por ejemplo, no cree que Abel no sacara a Forlán porque estuviera tocado. Oigame, una auténtica balsa de aceite, un remanso de paz. Rezo para que Juan Sabas sepa arreglar el desaguisado de Aguirre, aunque la herencia del mejicano es letal: clasificar al Atlético de Madrid para la Champions League después de estar diez años bailando el aserejé.
A continuación