El penúltimo raulista vivo

Sobre Prandelli

La gente que tiene la piel demasiado fina debería "echar un cigarro" con José Mourinho (a quien llegaron a llamar nazi) o con Aitor Karanka (de quien decían que era una marioneta) acerca de lo que supone una auténtica falta de respeto por parte de un periodista. A mí, por ejemplo, se me acusa hoy tímidamente en las redes sociales de haberle faltado al respeto a Cesare Prandelli, que es un entrenador que me gusta, al Valencia, que es una ciudad que me chifla, y a Italia, que es un país alucinante, por decir la verdad pura y dura, o sea que el bueno de Cesare no ha ganado nunca nada como entrenador. Su fichaje me parece un acierto pleno y creo que lo hará muy bien... pero Prandelli, que lleva trece años dirigiendo profesionalmente equipos, tiene su palmarés a cero. Miento y no quiero hacerlo: logró que el Hellas Verona consiguiera ganar la Serie B, que es como nuestra Segunda División. Y, en dos ocasiones, le fue entregado el Albo Panchina d'Oro. Punto.

La discusión acerca del historial deportivo de Prandelli llegó al final de El Chiringuito cuando mi compañero Kike Mateu afirmó que el currículum (la carrera) del nuevo técnico valencianista era extraordinario. Es cierto que una cosa es el currículum y otra bien distinta los títulos obtenidos, que han sido escasos a lo largo de estos últimos trece años, pero es que Prandelli arrancó descendiendo al Atalanta, fue posteriormente destituido como técnico del Lecce debido a sus pobres resultados, luego ascendió al Verona, le echaron del Venezia, dejó al Parma quinto, duró dos semanas en la Roma debido a problemas personales y, eso sí, triunfó en la Fiorentina antes de dirigir a la selección italiana, que era "muy bonita de ver" pero con la que tampoco consiguió nada. Su última experiencia fue en el Galatasaray, del que fue destituido tras menos de 5 meses. Y ahora el Valencia. Plagada de éxitos no está precisamente hasta la fecha la carrera de Prandelli.

Repito: Prandelli me cae muy bien, creo que triunfará en el Valencia, pienso que ha sido un acierto su fichaje, me encantó Italia la última vez que estuve allí, la pizza me vuelve loco y creo que Vittorio de Sica es un genio... pero la verdad es que el currículum del nuevo técnico ché es más bien escaso y sus títulos son... ninguno. Enseguida, mi colega de Chiringuito apeló a Zinedine Zidane, que en cinco meses ha ganado una Copa de Europa y en ocho una Supercopa; en diez meses en el cargo Zidane ha conseguido el doble de títulos que Prandelli en trece años en los banquillos. ¿Que eso puede cambiar?... Por supuesto. Pero a las dos y media de la madrugada del jueves 6 de octubre de 2016 la realidad es la que es, y espero que eso no me acarree problemas con la Embajada de Italia en España. Ya lo dice cantando Serrat: Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

A continuación