El penúltimo raulista vivo

Simeone no puede irse de rositas

Si buscas en Google "Simeone" y "presupuest", te salen, por este orden, las siguientes noticias: "Simeone: Los presupuestos no son iguales, pero a ilusión no nos gana nadie", "Simeone sigue llorando por el presupuesto de Madrid y Barça", "Simeone: a pesar del presupuesto, estuvimos cerca", "Los premios individuales, la afición, el presupuesto... los recados de Simeone", "Simeone: ¿La diferencia con el Madrid? 400 millones de presupuesto", "Simeone: Hay una pequeña diferencia de 400 millones con el Barça", "Simeone: A nosotros nos tocó ganar la Liga en 2014 y no sé qué presupuesto teníamos", "Simeone: Al final de temporada, después de tantas jornadas, la diferencia de presupuesto se nota"... Yo creo que sólo hay en toda España una persona que hable más de presupuestos que Simeone, y ésa es la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; y la ministra no lo hace todo el tiempo sino sólo ahora, cuando toca aprobarlos en el Congreso.

Pero para Simeone el presupuesto se ha convertido en su caballo de batalla preferido, en la excusa perfecta para no aspirar a más y escurrir el bulto. Seguro que Alfred Hitchcock diría que el presupuesto es el Macguffin de Simeone; el director explicaba así qué era un Macguffin: "Van dos hombres en un tren y uno de ellos le dice al otro ¿Qué es ese paquete que hay en el maletero que tiene sobre su cabeza? El otro contesta, Ah, eso es un McGuffin. El primero insiste: ¿Qué es un McGuffin?, y su compañero de viaje le responde: Un McGuffin es un aparato para cazar leones en Escocia. Pero si en Escocia no hay leones, le espeta el primer hombre. Entonces eso de ahí no es un MacGuffin, le responde el otro". El MacGuffin de Simeone es el presupuesto: ¿Por qué el Atlético de Madrid, que tiene al segundo entrenador mejor pagado del mundo y que ha reforzado su plantilla no puede competir en igualdad de condiciones con Real Madrid y con Barça?... Por el presupuesto. Pero a usted le apeó anoche de la Copa del Rey un equipo con un presupuesto diez veces menor que el suyo... Ah, pues no será por el presupuesto.

Hay quien está tan empeñado en dar vueltas alrededor de lo que sólo puede definirse como un fracaso total y absoluto, y todo con tal de no molestar, de no inquietar, de no desanimar al gran estratega, al gran maestro de ajedrez, al pope del Atleti, que incluso he llegado a oír que la eliminación de la Copa a manos del Girona le va a venir bien al equipo... ¡para preparar la Champions! De ahí a decir que Adán se dejó marcar el empate a 3, sólo va un paso. Y seguro que ya llego tarde y ya lo ha sugerido alguien. Ya está bien. A Simeone le han dado todo lo que ha pedido, todo. Tiene, y volviendo a hablar de prespuestos, uno que para sí quisieran el 90% de los clubes de fútbol del mundo. Y una cosa es la justificación del mal juego del equipo, que ya se considera una tradición del Cholo, y otra que se trate de blanquear, de dulcificar, de edulcorar lo que, sin lugar a dudas, constituye un monumental fracaso.

Si no se entendían las risitas de Solari después del pírrico empate ante el Valladolid, y no se entendían, menos aún pueden comprenderse las sonrisas de Simeone después de la eliminación de la Copa a las primeras de cambio. Si se criticaron las palabras de Solari acerca del valor real de aquel punto, y se criticaron, más aún debieran criticarse las de Simeone felicitándose por no haber perdido en el Metropolitano frente a un equipo que, además de tener un presupuesto diez veces menor, acaba de noquearte en la Copa. Si, además, en la Liga vas a 5 puntos del líder y en la Champions tienes que vértelas con la Juve, y si, además, dejas en el banquillo a Oblack y a Griezmann, a lo mejor alguien del Atleti debería decirle a este señor que en Escocia no hay leones. En Gerona sí, en Gerona hay uno: es uruguayo y se llama Stuani. Ya está bien de tanto McGuffin que ya no se traga nadie, Cholo. ¿Qué será lo próximo, decir que una eliminación ante la Juve viene bien para preparar con tiempo la próxima temporada? Bromitas las justas.

A continuación