El penúltimo raulista vivo

Simeone: más fútbol y menos naftalina

¿Otra vez con lo del presupuesto? ¿De nuevo con el victimismo? ¿Otra vez el cuento chino de David contra Goliath? ¿De nuevo con el Real Madrid en el punto de mira? ¿En serio?... Ayer pudimos ver otra vez al Simeone más cutre, al actorzillo de segunda, al demagogo, al histrión, al acomplejado. Todos pensábamos que esa etapa del Cholo había pasado a la historia, que habría que revolver en el baúl de los recuerdos para rescatar al impresentable que dijo aquello de que la Liga (que ganó el Barça) estaba peligrosamente preparada para el Madrid, pero no, estábamos confundidos: Simeone sigue siendo exactamente el mismo y ni dos finales de la Copa de Europa van a cambiar eso, puede incluso que lo agraven.

Simeone parece un hombre templado en la sala de prensa y un ciclón sobre el campo pero no se trata de Jekyll y Hyde, no, él es Hyde todo el rato. Simeone hierve por dentro y la rueda de prensa de ayer no fue una excepción. Hierve siempre porque yo creo que, en el fondo, sabe que ya ha tocado techo en el Atleti. De ahí que, cuando Simeone quiere distraer a la afición colchonera, agita el señuelo madridista. Seamos sinceros: el Atlético de Madrid no juega a nada, está al borde de la eliminación de la Champions en la primera fase y muy descolgado de la Liga. El Cholo sabe perfectamente que habrá un tanto por ciento de aficionados y seguidores que sigan reaccionando airadamente al ver la muleta roja del Madrid. Muy elemental. Muy básico. Pero, al parecer, funciona. Y eso es lo que me preocupa.

Si, pese a todo, a pesar de encontrarnos probablemente con el Atlético de Madrid más potente de su historia, la afición rojiblanca es feliz así... yo también lo seré por ellos. Pero nunca como ayer, nada más escuchar al Simeone cutre de antes, tuve tan claro que la etapa del argentino ha tocado a su fin. Simeone es muy buen entrenador pero tengo la impresión que todas las milongazas del estilo de "partido a partido" ya no cuelan en el vestuario. Si el Atleti gana hoy aún podrá reengancharse a la Liga, pero si pierde... Y me parece que Simeone ya se está poniendo en lo peor o, por mejor decir, está poniendo en lo peor a sus aficionados: así es imposible competir, con el Real Madrid llevándose a todos los chicos jovenes y "amontonándolos" en el banquillo. Ya no cuela, Simeone, ya no cuela. Haz tu trabajo y consigue que el Atleti juegue bien al fútbol, que para eso eres uno de los entrenadores mejor pagados del mundo. Más fútbol y menos naftalina.

A continuación