El penúltimo raulista vivo

Siervos de la gleba de Villar

Repito que no estoy de acuerdo con Vicente del Bosque cuando, preguntado acerca de la "comodidad" del amistoso contra Puerto Rico, responde con un "siempre se dice lo mismo de estos partidos". Será de Perogrullo pero de un partido se suele decir que es inoportuno cuando lo es, así de claro, y el de esta noche lo es y mucho, más aún si tenemos en cuenta que dentro de 72 horas arranca una nueva edición de la Liga que a buen seguro va a suponer un sobreesfuerzo muy especial tanto a Real Madrid, el vigente campeón, como a Fútbol Club Barcelona, los dos clubes principales suministradores de internacionales al equipo nacional. Entiendo que Del Bosque defienda lo indefendible porque al fin y al cabo es un empleado de Villar, pero el resto de ciudadanos del mundo no puede obviar el fin último de este viaje de 6.500 kilómetros: el recaudatorio.

Ya me explicarán algún día cómo y de qué manera puede ayudar la selección de Puerto Rico, de la que Vicente dice conocer más bien poco, en la preparación de la vigente campeona mundial y de Europa. Y que el 15-A sea una "fecha FIFA" tampoco es excusa puesto que puedes utilizarla o dejarla de utilizar; las federaciones de Alemania, Francia, Italia o Inglaterra también han hecho uso de la fecha con la notable diferencia de que las dos primeras juegan en su casa y las dos segundas lo hacen en Suiza, que está ahí al lado como quien dice, mientras que España tiene que hacer las Américas porque a Villar se le pone en sus santas narices. No es nuevo este ninguneo federativo a los clubes, que ayer por cierto estuvieron tirándose otra vez los trastos a la cabeza.

De forma que el partido sí es incómodo e inoportuno, tal y como admite implícitamente el capitán Iker Casillas, que probablemente tenga un mayor grado de independencia, y niega explícitamente nuestro seleccionador nacional. Cuando digo que no es bueno que nadie esté en un puesto tanto tiempo (Villar triplica ya el número de años que el dictador Idi Amin Dada permaneció en la presidencia de Uganda) me refiero, entre otras cosas, a la actitud displicente, arrogante, prepotente y chulesca que el presidente de la federación emplea en la mayoría de las ocasiones con los clubes, modernos siervos de la gleba que ponen siempre futbolistas y muchas veces campos. Y que conste en acta que no digo que España no juegue un amistoso y la federación gane dinero por ello, lo que digo es que hay formas y formas y las utilizadas por Villar con los clubes españoles deben ser semejantes a las empleadas en su día por Arnulfo de Carintia con sus esclavos.

A continuación