El penúltimo raulista vivo

Si la FIFA castigara algún día al Real Madrid...

Tal y como informa hoy mismo Libertad Digital, en el club están "muy tranquilos", no han recibido ninguna notificación oficial y esperan que el expediente abierto en su día se cierre muy pronto definitivamente. Aún así, lo que está bastante claro es que si la FIFA castigara algún día al Real Madrid por algo, si le sancionaran por no hacer bien las cosas o por regatear alguna norma para sacar beneficio, a nadie del club blanco se le ocurriría jamás echarle el muerto a otro acusándole de su propia responsabilidad ni buscaría tampoco explicación en el "y tú más". Si la FIFA castigara algún día al Real Madrid por algo, si le pillaran con el carrito del helado o si descubrieran simplemente que no se hicieron las cosas bien por error u omisión, a nadie del club blanco se le pasaría nunca por la cabeza ni sería tan infantil como para sugerir que la mano de uno o varios presidentes del Barça se esconden detrás de un castigo del máximo organismo del fútbol mundial.

Si la FIFA castigara algún día al Real Madrid por algo o si, por descender al terreno de lo concreto, al club blanco le sancionaran sin poder fichar durante dos años por haber vulnerado la normativa de los menores de edad, ningún directivo o responsable del club blanco, y mucho menos su presidente, aparecería en un medio de comunicación sugiriendo algo tan idiota como que el castigo obedecía al chivatazo que dio otro club. Si la fiscalía solicitara pena de cárcel para uno o varios presidentes del Real Madrid y sanción económica para ellos y también para el club por haber intentado engañar presuntamente a la Hacienda pública troceando el contrato de un futbolista, estoy seguro de que nadie del club blanco tendría la desfachatez de deslizar la idea, que incita por cierto al odio, de que el presidente de otro club llamó a un ex presidente del Gobierno de España para que éste a su vez contactara con el ministro de Justicia para que torciera la voluntad del fiscal.

Si la FIFA castigara algún día al Real Madrid o la fiscalía pidiera pena de cárcel para uno o varios presidentes del Real Madrid y sanción económica tanto para ellos como para el club por haber intentado engañar presuntamente a la Hacienda pública troceando adrede el contrato de un jugador, yo me juego pajaritos contra corderos a que el presidente de la Comunidad de Madrid no tendría la cara dura institucional y el cuajo personal de salir en una televisión preguntándose en voz alta sobre quién mueve el hilo y por qué lo hace. Si el Barça llegara a conquistar alguna vez diez Copas de Europa estoy seguro de que a nadie del Real Madrid se le pasaría por la imaginación vincular sus éxitos deportivos al régimen dictatorial del general Francisco Franco, primero, y después a las presidencias democráticas de Suárez, Calvo Sotelo, González, Aznar, Zapatero o Rajoy. Si la FIFA castigara algún día al Real Madrid, el club defendería su honorabilidad hasta las últimas consecuencias pero sin manchar la de otros. Por algo el Real Madrid es el mejor club de fútbol del siglo XX... según la FIFA.

A continuación