El penúltimo raulista vivo

Si Guardiola tiene razón y lo importante es la Liga... Valverde puede dormir tranquilo

Preguntado por cuales han sido en su experta pero sectaria opinión los mejores equipos de fútbol de la última década, Pep Guardiola, llevado también probablemente por su odio hacia el Real Madrid del que, por cierto, nos enorgullecemos los madridistas, dijo que habían sido el Bayern, el Barcelona y la Juventus de Turín. Aunque, como para casi todo, el entrenador del City también tenía una explicación razonada para la exclusión del vigente campeón europeo y mundial y ganador de tres Copas de Europa seguidas y cuatro en cinco años: "Porque cada temporada ganan la Liga, cada temporada ganan las copas, cada temporada están ahí". Debe ser que el "ahí" de Guardiola incluye Alemania, Italia y España pero excluye Europa, que nos incluye a alemanes, italianos y, por supuesto, españoles, pero, más allá de disquisiciones geográficas, de todos es sabido que la explicación de Guardiola tiene poco que ver con aspectos futbolísticos y mucho que ver con otro tipo de pulsiones.

Es, por trasladarlo al terreno cinematográfico, algo así como decir que Antonio de la Torre, que ganó el Goya de 2019, es mejor actor que Rami Malek, que ha ganado el Óscar, porque De la Torre siempre está ahí y ganó el Goya al mejor actor de reparto en 2006, el Premio de la Unión de Actores en 2010 y el Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos de 2012. Y todo esto dando por hecho, por supuesto, que Antonio, al que admiro, es un actor extraordinario. Jürgen Klopp ha dado hoy en el clavo: "Para Guardiola lo más importante es la Premier porque hace años que no juega la final de la Champions". Y es como lo cuenta el entrenador alemán porque el técnico independentista ganó efectivamente tres Ligas alemanas con el Bayern y lleva dos inglesas con el City, eso sí después de una inversión que está al alcance de muy pocos, pero, sin embargo, lleva sin ganar la Copa de Europa, en la que se estrella una y otra vez, desde 2011.

Si Pep Guardiola tuviera razón, si la diferencia entre una buena temporada y una mala fuera la Liga, Ernesto Valverde debería dormir a pierna suelta, pero no es así. Si Valverde, que ha ganado dos Ligas y una Copa en dos años, se ve obligado a dormir con un ojo abierto, no vaya a ser que se le aparezca de repente la Santa Compaña con Bartomeu al frente, es precisamente porque fracasó con la Roma en 2018 y porque ha vuelto a hacerlo con el Liverpool en 2019, ¿o alguien piensa en serio que una victoria ante el Valencia en la final de Copa del otro día, o sea el doblete, supondría un seguro de vida para Txingurri? Ganar la Liga en España tiene muchísimo mérito porque están Real Madrid y Barcelona, conquistarla en Alemania o Inglaterra tiene menos y hacerlo en Francia con un equipo-Estado no tiene casi ninguno. Hoy, por hoy, ahora mismo, lo que todos buscan, lo que todos quieren es la Copa de Europa; es la Copa de Europa la que marca la diferencia entre una buena o una mala temporada, de ahí que, llevado como decía por su odio, Guardiola descarte al Real Madrid de su lista de los mejores equipos de la última década. Si a Valverde le echan, que tiene toda la pinta de que le van a echar, será porque en dos años ha sido incapaz de ganar una Copa de Europa y, además, porque en los últimos cinco el Real Madrid ha ganado cuatro. Y por ahí sí que no pasa el Barcelona...

A continuación