El penúltimo raulista vivo

Si Del Bosque no hubiera inspeccionado tanta nube...

Por supuesto que no sabemos qué habría pasado si Del Bosque hubiera llevado a Brasil a los jugadores más en forma, a aquellos que se lo habían ganado sobre el terreno de juego, y no a la family, la espina dorsal del Barça tras una temporada culé calamitosa. Eso, lo que hubiera sucedido en el caso de que el seleccionador no hubiera confeccionado una lista de veintitrés futbolistas cobarde y bienqueda, por supuesto que jamás lo sabremos y corresponde al fútbol ficción. ¿Qué sabemos a ciencia cierta?... Sabemos, por ejemplo, que España ganó el Mundial de 2010 y sabemos también que en el de 2014, aún en juego para nuestra desgracia puesto que nos recuerda lo que pudo haber sido y no fue, se pegó un auténtico batacazo.

Sabemos también que unos pocos (muy pocos, poquísimos para ser sinceros, contados con los dedos de una mano y sobran tres) le advertimos infructuosamente de lo temeraria que era su actitud de inspector de nubes. No sabemos qué habría pasado si Del Bosque hubiera llevado por ejemplo a los Gabi, Carvajal, Ander Herrera, Callejón, Diego López, Llorente, Navas y compañía, ni tampoco sabemos qué habría sucedido si hubiera confiado más en Koke, el futbolista que mejor conoce los movimientos de Costa sobre el campo y su mayor asistente, pero, y más aún observando el bajísimo nivel que está teniendo el Mundial (y no me refiero, claro, a las sorpresas de Colombia o Costa Rica sino a las eternas favoritas), es fácil intuir que con los más frescos y mejores sobre el campo España habría tenido muchísimas más opciones, y quién sabe si incluso podría haber ganado el Mundial, ¿por qué no?...

Viendo el paupérrimo fútbol de Brasil es invetitable preguntarse qué habría pasado si Del Bosque lo hubiera hecho bien: ¡si hasta Scolari se ha visto obligado a denunciar una campaña de la FIFA, que hasta ahora no ha hecho otra cosa que beneficiarle, para que la anfitriona no gane el campeonato!... Holanda, que nos goleó en el debut, es peor que la de hace cuatro años. Alemania, que parecía la gran favorita, hace la cuerda, va y viene y un día juega muy bien y otro simplemente desaparece. Y lo mismo les pasa a Francia y Argentina. Yo digo que con los que se quedaron en casa y bastantes de los que fueron a Brasil (Ramos, Iniesta, Koke, Pedro, Cazorla, Mata, Azpilicueta...) España habría sido otra España más competitiva, fresca y mejor, una España que habría podido ganar perfectamente el Mundial si... Del Bosque hubiera hecho los deberes.

A continuación