El penúltimo raulista vivo

Sergio Ramos: un desgaste millonario

Desde el pasado jueves, que fue cuando Juanfe Sanz soltó en El Chiringuito de Jugones la bomba de neutrones de que Sergio Ramos se planteaba seriamente la posibilidad de salir este año del Real Madrid, que estaba desgastado (ese fue exactamente el término empleado, "desgastado") y que quería seguir ganando títulos pero no tenía del todo claro dónde hacerlo, si con la camiseta blanca o con una de otro color, han sucedido varias cosas, a saber: al día siguiente de conocerse por El Chiringuito que Sergio Ramos se planteaba dejar el Real Madrid, Josep Pedrerol anunciaba en Jugones que el defensa tenía una oferta del fútbol chino y que, en una reunión con el propio Ramos, su hermano René y el representante legal del futbolista, le había pedido a Florentino Pérez que le dejara ir gratis, o sea que le diera la carta de libertad, o sea que el Real Madrid se comportara como una ONG.

Así que lo que un día era desgaste y mal rollo presidencial, al día siguiente se transformaba en una oferta de un equipo chino que, por ejemplo, Elías Israel cuantificaba hoy mismo en el diario As en 30 millones de euros. Ramos está cobrando 12 en el Real Madrid, de modo que el desgaste le venía al capitán madridista como anillo al dedo puesto que le suponía una plusvalía de 18 millones anuales, que multiplicado por 2 años serían 36, por 3 supondrían 54 y por 4 se irían a los 72. En el Madrid, si se llegara a un acuerdo para ampliar su contrato hasta 2023, Ramos cobraría en 4 años 48 millones de euros mientras que en China ingresaría bastante más del doble en ese mismo período de tiempo. ¿Por qué seguimos insistiendo en llamarlo amor cuando lo que queremos es practicar sexo?

En la reunión antes citada hubo 4 personas, 4. Tres de ellas representaban a Sergio Ramos, el propio Ramos, el hermano de Ramos y el abogado de los Ramos, y una al Real Madrid, su presidente. El contenido de la reunión pudo filtrarlo cualquiera de ellos, cualquiera, aunque Florentino negara el lunes que fuera él; pero si yo creo que quien filtró fue el entorno de Ramos es por la sencilla razón de que, como guinda del pastel del desgaste del capitán, apareció de repente el enfado de Ramos con algunas actitudes presidenciales y nunca el dinero, la guita, la pasta, el vil metal. Se ha dicho, se ha comentado, se ha rumoreado, que Sergio estaría molesto, entre otras cosas, porque tiene la seguridad de que quienes han mostrado su perplejidad por su larga ausencia del último tramo de la desastrosa temporada madridista lo han hecho movidos por el resorte florentiniano. Vamos, como lo de la chica de la curva.

Yo creo que filtró el entorno del jugador y creo que, desde el jueves para acá, se está tratando de blanquear un planteamiento (y me refiero al de pedirle al Real Madrid que te deje ir libre cuando en tu contrato aparece reflejada una cláusula de rescisión estipulada en 800 millones de euros de bellón) cuando menos surrealista. Sólo a alguien muy torpe, pero muy torpe, muy torpe, puede ocurrírsele que vas a pedirle al presidente del Madrid que te deje ir libre y el presidente del Madrid te va a decir que sí, que vale, que de acuerdo, que hasta luego y saludos a Jackie Chan. Y como no considero que Ramos sea muy torpe sino todo lo contrario, sólo puedo deducir que Sergio acudió a esa reunión sabiendo que Florentino le iba a decir que no. ¿Para qué? Pues hombre, está bastante claro, ¿no?... Porque entre 12 millones al año y 30, que insisto que es la cifra de la que habla hoy Elías Israel en el As, hay 18 por medio, ¿verdad?

Me parece que Florentino Pérez fue muy claro al respecto el otro día: Ramos es el futbolista de la plantilla que más dinero cobra junto a Bale. Y no va a cobrar más. No va a cobrar más salvo, por supuesto, que el misterioso equipo chino de la aún más misteriosa República Popular, aparezca con 60 millones, pongamos por caso. El problema es que si tu vienes desde China con 60 millones para el Madrid tienes que ponerle otros 60 encima de la mesa al señor Xi Jinping, que es el secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China y presidente de la República Popular. Porque Jinping es comunista, sí, pero no es tonto. Lo que pretende Ramos es lo mismo que pretendió Cristiano cuando lo de Hacienda, que el Real Madrid resuelva su problema, el problema del presidente del club chino y, ya puestos, se le haga una finta a Jinping.

Si el otro día salió a dar la cara Florentino Pérez fue precisamente, según creo, porque empezó a escuchar que el culpable del desgaste era él y no el pastizal que le dan al jugador los amigos orientales. Y por otro lado, ¿desde cuándo el presidente de un club de fútbol no puede decirle a uno de sus jugadores lo que le gusta y lo que le deja de gustar?... Si Sergio Ramos o Cristiano Ronaldo o cualquier otro futbolista quieren presidir el Real Madrid lo tienen fácil: te haces socio del club, te tiras veinte años pagando tus cuotas y, una vez transcurrido ese tiempo, esperas a que se convoquen las elecciones y, eso sí, presentas un pre-aval bancario garantizando el 15% del presupuesto general de gastos del club, que en 2017 alcanzó la nada despreciable cantidad de 77 millones de euros. Ahí la tienes, báilala. Y no sé cómo se dice en chino, la verdad.

A continuación