El penúltimo raulista vivo

Ropa sucia

Desde que tengo uso de razón llevan reclamando la afición madridista y la prensa especializada un entrenador capaz de poner en su sitio a las "vacas sagradas" del equipo blanco. Y desde que recuerdo hay entablada una supuesta batalla de egos en el vestuario, que si Di Stéfano contra Didí, que si Juanito contra Stielike, que si Hugo Sánchez contra todos... Con todo esto quiero decir que la enemistad entre Casillas y Cristiano, desmentida en tantísimas ocasiones por ellos mismos y por sus actos, no aporta nada nuevo al debate, pero sí lo hace sin embargo el que, por primera vez en muchísimo tiempo, haya sentado en el banquillo merengue un técnico que no se deja guiar en absoluto por la "opinión publicada" sino por su propio instinto y por su acreditado conocimiento en la materia que nos ocupa, que es la futbolística.

Mourinho sentó a Ramos ante el Manchester City y se llevó palos por ello y le alineó ayer ante el Rayo Vallecano desde el inicio y también se llevó palos por ello. El triple salto mortal intelectual sin red consiste en que aquellos que criticaron a Mourinho por sentar el pasado martes a Ramos volvieron a criticarle ayer por sacarle en el once titular: ¿El motivo?... Que el técnico habría reculado con el sevillano por ser éste un indudable peso pesado dentro del vestuario. ¿Observan la manipulación?... Si Mou quita a Ramos es porque Sergio es el único que tiene pelotas para decirle al antrenador las cosas a la cara y si le pone es porque el portugués no se atreve con él. Haga lo que haga, coja el camino que coja, Mourinho estará siempre en permanente y escudriñadora tela de juicio.

Demagogia la justa. A mí Ramos me parece un defensa central fantástico y espero y deseo que juegue durante muchísimos años más vestido de blanco, pero quien manda en el club es Florentino Pérez y, por delegación de los socios que son los únicos dueños de la institución y que han puesto ahí al presidente, quien tiene poderes absolutos en la parcela deportiva es José Mourinho. El fin último del Real Madrid no es ser una familia ni tampoco quererse mucho sino ganar un título detrás de otro y estar en la pomada. Y no sé yo a santo de qué no va a poder decir públicamente el entrenador del equipo lo que le parezca más oportuno acerca del juego de los suyos si así considera que va a mejorar o que puede hacer saltar las chispas necesarias para hacer un buen fuego competitivo. Los socios del Real Madrid ya tienen sus respectivas familias fuera del fútbol y no creo que quieran otra al estilo de la película de León de Aranoa sino, imagino, ver luchar y ganar a su equipo. Porque yo no sé a ustedes pero a mí mi familia no me paga diez millones de euros al año.

A continuación