El penúltimo raulista vivo

Receta contra las Nurias Picas de España

Ayer tuiteé la quiniela ficticia de una hipotética Liga catalana: Barcelona-Palamós, Español-Manresa, Sant Andreu-Blanes, Andorra-Balaguer... Y, más allá de los insultos de rigor, me han interesado mucho algunas reacciones que se han producido a propósito del tuit. Por ejemplo: "Los pericos no nos sentimos así, si los culés se quieren pirar, que se piren"... Es posible que sea cierto lo que me decía este seguidor españolista, y la inmensa mayoría de la masa social del Español no apoye la secesión, pero no he visto (o al menos yo no lo recuerdo) a ningún responsable del club posicionarse en esa dirección. No vale con no sentirse así, hay que decirlo. Y hoy, con la que está cayendo, hay que decirlo más que nunca. Me gustaría que, ya que estamos, el presidente del Español saliera y dijese: "Yo quiero que quede claro que el Real Club Deportivo Español de Barcelona está en contra de la independencia y no apoyará un referéndum ilegal e inconstitucional".

Otra reacción: Sergi SBD, seguidor del Sabadell, me decía esto otro: "Casilla 7 un 2 claro pero deja de insultar a los clubes que no se posicionan políticamente y quítalos de tus chistes". Ya le dije a Sergi, con quien mantuve, por cierto, una educada conversación, que había dado, probablemente sin éĺ pretenderlo, con una de las teclas: "Deja de insultar a los clubes que no se posicionan". Pero es que aquellos clubes que estén en contra de la intentona de golpe de Estado deberían posicionarse, ¿no?... El asunto no es intrascendente, el tema no es si la tortilla de patatas nos gusta con o sin cebolla, el asunto es: "En España o fuera de ella. Con la democracia, la Constitución y el Estado de Derecho o con el golpismo". Los dirigentes del Barça han colocado a su club en la rampa de lanzamiento del secesionismo, pero no veo que el resto de clubes no lo hayan hecho. ¿A qué esperan?...

Este amable tuitero me decía más adelante eso tan poético de "nosotros sólo queremos ver rodar el balón", y ese es, a mi modo de ver, otro gran problema. No puede ser que, en la situación actual, con un golpe de Estado en ciernes, haya quien sólo quiera ver rodar el balón. El balón es un entretenimiento, la nación no lo es. No se juega con las cosas de comer. Eso mismo se lo he oído decir a lo largo de estos últimos 30 años a un montón de compañeros de profesión: "No mezclemos deporte y política", "Yo de política no entiendo"... hasta llegar al mortal "lo que importa es que ruede el balón"... Hemos llegado a esta situación siendo equidistantes y si podemos salir de ella, que esta muy difícil, es no siéndolo más, no estando con el policia y con el ladrón al mismo tiempo, poniendo una vela a Dios y otra al diablo.

Por ejemplo: hace 4 días, en el Ultra Trail del Mont Blanc, la corredora Nuria Picas, que cruzó la línea de meta en segunda posición, cogió una estelada que llevaba un espectador y la clavó en el suelo. Esta señora reconoce que le entran ganas de vomitar cuando escucha el himno nacional español. A las Nurias Picas las venimos engordando nosotros con nuestra equidistancia desde hace 40 años y ahora hay someterlas a un régimen estricto de adelgazamiento. A las Nurias Picas que hay en España hay que retirarlas todas las ayudas que tengan, si es que tienen alguna; hay que impedirlas que compitan en carreras bajo el paraguas español, si es que lo hacen; hay que arrinconarlas, aburrirlas, destruirlas deportivamente hablando. Con equidistancia, las Nurias Picas te cortan primero un dedo, luego una mano, después un brazo, más tarde vomitan al oír el himno nacional, después pitan al Rey y por ultimo te organizan un golpe de Estado. No señor, no, que ruede el balón no es, ni de largo, lo mas importante.

A continuación