El penúltimo raulista vivo

Que pida perdón Pepe por colocar la cabeza debajo de la bota del bueno de Busi

Del Bosque perdió ayer una ocasión pintiparada para llamarle la atención públicamente a Busquets tras su salvaje agresión a Pepe. Acudía el seleccionador nacional de fútbol a la presentación del nuevo libro de Alfredo Relaño y supongo que habría quien esperara por parte de Vicente un comportamiento similar con Busi al que tuvo, por ejemplo, con Álvaro Arbeloa, que es el malo-malísimo. Pues no. Resulta que veinticuatro horas después de que Busquets pisara con los tacos la cabeza de Pepe el seleccionador o bien no tenía opinión al respecto de lo ocurrido o bien no había visto aún repetida la jugada de Pressing Catch protagonizada por el futbolista del Barça. También cabe la posibilidad de que no dijera nada porque nadie le preguntara al respecto, cuestiön ésta que habla bien a las claras de la lamentable doble vara de medir periodística que se utiliza con todo lo que tenga que ver con el mejor club de fútbol del siglo XX según la FIFA.

José Miguélez decía ayer en un fenomenal artículo que "Del Bosque ya no quiere ser Busquets" pero desafortunadamente no existe documento gráfico o sonoro que corrobore la opinión de mi amigo y compañero. Mientras el seleccionador no afee la conducta del centrocampista culé yo seguiré pensando que quiere ser como él... incluso cuando le pisa la cabeza a un adversario. Yo que tú pasaría página cuanto antes, Vicente. Simplemente sucedió que Florentino Pérez pensó que lo mejor para el Madrid sería no renovar tu contrato, nada más. En mi opinión se equivocó pero han pasado ya 10 años desde aquello y ahora eres tú quien está quedando clarísimamente en evidencia trasladando tus cuitas personales a la selección de todos los españoles. ¿O acaso no es la selección que tú diriges la de todos los nacidos en territorio español?...

Le daremos tiempo a Del Bosque. Y, ya puestos, se lo daremos también a Carles Vilarrubí. Este caballero saltó a la palestra cuando Pepe pisó la mano de Messi para decir que si un jugador del Barça protagonizara un acto similar le pediría al entrenador una sanción para él. Han transcurrido más de 24 horas desde que Busquets le pisó la cabeza al defensa central del Madrid y, que se sepa, el Tata Martino no ha recibido aún instrucciones en tal sentido por parte de la junta directiva de Bartomeu. Claro que Vilarrubí siempre puede aferrarse al hecho de que él dijo que pediría sanción para un futbolista culé si le pisara la mano a otro jugador y Busquets le ha pisado la cabeza. Por cierto: Pepe salió a pedir perdón tras lo sucedido. Era, claro, un perdón fingido y sugerido desde el club... pero pidió perdón. Daremos tiempo a Del Bosque para que afee la conducta de Busquets, tiempo a Vilarrubí para que pida sanción para su propio jugador y más tiempo aún a nuestro amigo Busi para que pida perdón a través de Barça TV. O, aún mejor, que vuelva a pedir perdón Pepe por colocar la cabeza debajo de la bota de Busquets.

A continuación