El penúltimo raulista vivo

Por qué retiré la foto de Mourinho de la mesa de Futboleros

Mucha gente me ha preguntado por qué retiré anoche la fotografía de José Mourinho de la mesa de Futboleros; la respuesta es fácil: el entrenador del Real Madrid cometió un error de bulto encerrándose con un periodista de Radio Marca para exigirle que desvelara sus fuentes informativas. Varios años después de haberse graduado por los pelos debido a unas notas bajísimas, Muhammad Ali, probablemente el deportista más importante de la historia, bromeó de la siguiente forma: "Dije que era el más grande, no el más inteligente". Sigo creyendo que Mourinho es el entrenador vivo más grande, creo a pies juntillas en la solidez de su proyecto, si de mí dependiera ampliaría su contrato con el Real Madrid hasta el año 2040, pero el sábado, justo después de haber recibido el apoyo incondicional de Florentino Pérez, se equivocó de medio a medio y no fue nada inteligente al hostigar a un periodista, recriminándole sus informaciones y su opinión. Por eso retiré ayer la foto de Mourinho de la mesa de Futboleros.

Es de Perogrullo pero si retiré la foto de Mourinho es porque la llevo poniendo durante muchos meses. También habría retirado la foto de Javier Clemente el día después de que agarrara del pescuezo a Jesús Gallego. O la de Fernando Martín, q.e.p.d., cuando hizo lo propio con Tomás Roncero. O la de Fabio Capello cuando le hizo la peineta a un grupo de aficionados... ¡del Real Madrid!... O la de John Toshack cuando se encaró con Enrique Marqués tras otro "no comment". Y, mucho más recientemente, habría retirado también la fotografía de Marcelo Bielsa cuando, con palabras muy bonitas, nos llamó prostitutas a los periodistas. O la de Joaquín Caparrós cuando, hace un par de semanas, se enfrentó con muchísima violencia a un colega y le soltó a la cara que preguntaba "chorradas". O, ayer mismo, la de Josu Urrutia cuando, con una falta de educación increíble, respondió con tozudez en vasco a las preguntas que un informador estaba efectuando en español.

Pero la foto de Mourinho, que ahora está en cuarentena, regresará en 2013 si Dios y la autoridad quieren a la mesa de Futboleros por una cuestión principal: estoy de acuerdo con lo dicho el sábado por Florentino Pérez en el sentido de que el portugués lleva recibiendo desde el primer día que llegó al Real Madrid una colosal campaña de acoso y derribo, un hostigamiento que poco tiene que ver, creo yo, con el aspecto deportivo y mucho con el factor personal. Por lo demás, mi convicción de que este hombre es el técnico ideal para el equipo blanco sigue siendo inquebrantable y no va a zozobrar porque el Barcelona aventaje en 13, 16 ó 19 puntos al equipo. Por supuesto que todos dependemos en nuestro trabajo de los resultados, también Mourinho, pero estoy convencido de que, aún no ganando nada, constituiría un error de incalculables consecuencias prescindir de este entrenador. El otro día Mou metió la pata hasta el corvejón y su actitud fue reprobable. Ya dije vía twitter que, de haber estado yo ahí, el 5 contra 1 se habría convertido rápidamente en un 5 contra 2. La noticia es que el portugués es humano y tiene sangre en las venas.

A continuación