El penúltimo raulista vivo

¿Por qué?... ¿Para qué?...

Ya contó hace tiempo Plutarco que, refiriéndose a su propia mujer Pompeya, Julio dijo que no bastaba que la mujer del César fuera honesta sino que también debía parecerlo. Por muy legal que sea la UEFA, no ayuda mucho a creer en su honorabilidad el hecho de que en su organigrama figuren José Luis Vilaseca, Joan Gaspart, Joan Laporta, todos ellos reconocidos culés, y Senes Erzik, director de proyectos de UNICEF, que patrocina al Fútbol Club Barcelona. A cambio de eso, en dicho organigrama no aparece ni un solo nombre de un representante del Real Madrid, el club que se inventó la Copa de Europa. Viendo las polémicas decisiones adoptadas por los árbitros en la semifinal de Champions, y precisamente contra el Barça, es cuando cobra más sentido que nunca el famoso "¿por qué?" de José Mourinho. La UEFA, como Pompeya, debe ser honrada y también parecerlo.

¿Para qué han citado hoy a José Mourinho?... Es, como él mismo ha dicho, una absoluta pérdida de tiempo, de ahí que su única preocupación sea precisamente salir de allí pitando para llegar con tiempo suficiente al entrenamiento de su equipo. Porque, salvo sorpresa monumental que dudo mucho que se produzca, la UEFA ya le ha sentenciado antes de escucharle. Mourinho, y ya de paso el Real Madrid, lo dan por descontado. El técnico portugués es una pieza muy apetecible para Michel Platini, un presidente caracterizado por su profundo sectarismo; por su forma de expresarse y por el modo que tiene de comportarse, Mourinho es para la UEFA caza mayor, el premio gordo de la lotería: castigándole a él con dureza también se reprimen posteriores algaradas. Un teatrillo.

Puestos a investigar, la UEFA debería indagar en la llamada telefónica que un jugador en activo del Arsenal, y me refiero en concreto a Cesc Fábregas, recibió por parte del entrenador del Barcelona para decirle que estuviera tranquilo. Monchi, director deportivo del Sevilla, dijo el otro día que los precontratos eran ilegales y que... ¡incluso estaba prohibido hablar con futbolistas de otro equipo!... El día de su presentación, Alexis confesó que la llamada de Guardiola le tranquilizó mucho, y hubo otro futbolista, en concreto Thiago Silva, que reconoció que el Barcelona se había puesto en contacto con él. Ahí sí que tiene la UEFA materia más que suficiente como para ponerse a investigar. ¿Por qué no lo hace?... ¿Por qué?... 

A continuación