El penúltimo raulista vivo

Pim, pam, pum, ¡fuera!

El nuevo Real Madrid de Boluda, que tiene fecha de caducidad en julio, quiere poner orden y pacificar a todas las familias merengues para que no se den pataditas en las espinillas por debajo de la mesa. El nuevo Real Madrid de Boluda pretende arreglar los estatutos y adecuarlos al siglo XXI. En el nuevo Real Madrid de Boluda no se fichará ni tampoco se cesará a nadie. El nuevo Real Madrid de Boluda está dispuesto a solucionar de una vez por todas el aspinoso asunto del voto por correo. El nuevo Real Madrid de Boluda organizará una Asamblea como Dios manda y no la zapatiesta que se montó el 7 de diciembre pasado. Y yo me pregunto lo siguiente: ¿dónde estaba Boluda cuando el voto por correo se convirtió en otro escándalo que dio la vuelta al mundo y avergonzó al madridismo? ¿Qué ha hecho Boluda durante estos dos últimos años y medio por modernizar los estatutos del club? ¿No se enteró Boluda de que Nanín and friends lo estaban manipulando todo?

El nuevo Real Madrid de Boluda, que es Calderón, no es más que el viejo Real Madrid de Calderón, que es Boluda, y todo lo que no sea la convocatoria inmediata de elecciones (respetando los tiempos legales por supuesto) resultará aún más dañino si cabe para el club. Porque Calderón, que es Boluda, se hizo con la presidencia tras un proceso electoral en el que sólo había sombras, pero Boluda, que es Calderón, ni siquiera iba como cabeza electoral. ¿Quién ha elegido a Boluda? ¿Le eligió la misma persona que ha montado todo este fregado? ¿Y por qué eligió Calderón a Boluda?... El presidente que de niño quería ser marino de guerra estuvo anoche en su búnker mediático, aquel en el que siempre encontraba refugio don Ramón cuando arreciaban las denuncias de la Cadena Cope. La sensación que saqué del lavatorio de pies radiofónico, coincidente punto por punto con mi primera impresión, es que este hombre está empeñado en transmitir la idea de que acaba de caerse de un guindo y piensa que los demás también nos hemos caído de otro.

Con todo, lo que a mí más me llamó la atención es el complejo proceso por el cual un club con un presupuesto de 400 millones de euros y 107 años de historia llegó a la conclusión de que fuera Boluda, que es Calderón, el nuevo presidente. Pregunta: "¿El viernes va al Bernabéu pensando que iba a salir presidente?"... Respuesta: "Jamás. El día anterior estuvimos en su casa y se mantenía en la idea de seguir". O sea que fueron al estadio Santiago Bernabéu por la mañana, Calderón reunió a todos los directivos alrededor suyo y dijo eso de "pinto, pinto, gorgorito, saca la vaca de veinticinco. Tengo un buey que sabe arar y un borrico que va a la era. Pim, pam, pum, ¡fuera!"... Y le tocó a Boluda. Iba a decir que casi prefiero el sistema Bárcena, pero hay que reconocer que este otro es mucho más barato. ¿Qué dirá de todo esto Moreno Cariñena, que también es Calderón, el Dan Defensor de los derechos de los socios a lo largo de los últimos veinte años?... Porque en el nuevo Real Madrid de Boluda siguen exactamente los mismos que le han metido en este callejón con una sóla salida: elecciones ya.
A continuación