El penúltimo raulista vivo

Pellegrini, Luxemburgo y Valdano: el Club de la Comedia de los resentidos

No es del todo cierto que Manuel Pellegrini aguantara una temporada completa al frente del Real Madrid. A Pellegrini le aguantaron, en concreto Florentino Pérez le aguantó, después del ridículo de la eliminación copera ante el Alcorcón, un equipo de Segunda B, el del famoso Alcorconazo, y la eliminación de Champions en octavos de final. Si yo hubiera sido Florentino Pérez habría puesto ipso facto de patitas en la calle al elegante aunque poco diligente ingeniero Pellegrini, quien por cierto venía avalado por un director deportivo, Miguel Pardeza, que había llegado a su vez recomendado por un director general, Jorge Valdano. Mucho director, demasiado experto, mucho asesor, ruido excesivo pero nueces escasas. Pellegrini hizo el ridículo en el Real Madrid y en el City, que se ha gastado la friolera de 1.150 millones de euros en los últimos cuatro años, no es que la cosa haya mejorado demasiado: contra el United más endeble que uno logra recordar, el equipo de Pellegrini ha ganado una Premier y una Capital One Cup desde que se hiciera cargo del equipo en 2013. Que ahora salga el educadísimo pero ineficiente Pellegrini a hacer leña de un árbol que le dio a conocer a nivel mundial, y gracias al cual probablemente esté hoy donde está, es digno del Club de la Comedia.

Ya ni me acordaba de la existencia de Vanderlei Luxemburgo. A Luxemburgo, que le dice a Cristiano que debe entender que él no es el técnico, le trajo otro director deportivo, el afamado Arrigo Sacchi; ¡menudo estropicio hizo el "divino calvo" mientras estuvo aquí!... Con Luxemburgo, de quien podría decirse coloquialmente que cuando llegó al Real Madrid no le conocía ni dios, tengo una anécdota maravillosa en la Cadena Cope que paso a relatar: un día visitó El Tirachinas Luxemburgo; por aquel entonces, Rafa Martín Vázquez era comentarista del programa y, llegado el turno de preguntas, él también lanzó la suya; debe ser que a Luxemburgo no le gustó demasiado el tono, ya no lo recuerdo, porque preguntó más o menos lo siguiente: "¿Y tú, quién eres?"... "¿No sabe usted quién es Rafael Martín Vázquez?", le respondí indignado; "¿No sabe usted quién es uno de los componentes de la Quinta del Buitre? Usted no puede entrenar al Real Madrid, señor mío"... Se montó una buena y recuerdo que José Antonio Abellán, que se estaba mondando de la risa, no sabía dónde meterse. Como a Luxemburgo no le conocía ni Blas pero venía recomendado por Sacchi, sus métodos despertaron enseguida un interés desmedido: ¿Qué haría Luxemburgo? ¿Cómo jugaría el equipo de Luxemburgo?... Nada de nada; dejó al equipo clasificado en la cuarta posición de la Liga. Otro del Club de la Comedia.

Y el que faltaba era Jorge Valdano, que sería como la Eva Hache de esta historia; dice el payador perseguido que Zidane es una apuesta arriesgada por su falta de experiencia... La experiencia del entrenador Jorge Valdano que fichó el Real Madrid era la de un técnico primerizo que venía del Tenerife y que, nada más llegar aquí, lo primero que dijo es que le sobraban Amavisca y Zamorano, que a la postre le ganaron la Liga. Valdano venía del Tenerife y, del Real Madrid, se marchó al Valencia; en Mestalla aún conservan un recuerdo imborrable del argentino porque dejó clasificado al equipo che en una maravillosa décima posición en la Liga. Luego de eso y tras dirigir 167 partidos en Primera División, Valdano plegó velas y se dedicó a sus libros, sus frases, sus análisis en Prisa y, gracias a Florentino Pérez, a hacerse más rico aún gracias al Real Madrid, la verdad es que no sé muy bien a santo de qué. Es cierto que del Zidane entrenador no sabemos nada, pero no lo es menos tampoco que, tras cerca de 200 partidos, del Valdano entrenador no conocemos mucho más. Valdano completa este Club de la Comedia de los resentidos.

A continuación