El penúltimo raulista vivo

Paul and Luis

El pulpo Paul ha elegido la caja de mejillones con la bandera de España. Luis también. Habrá quien piense que la elección del pulpo Paul, a quien se lleva consultando desde hace dos años, resulta baladí o es intrascendente, pero no. En el país de Zeppelin, Leibniz, Benz, Daimler y Diesel no se hace nada porque sí. El caso es que Paul (el pulpo) ha acertado todos y cada uno de los resultados de Alemania a excepción de la final de la Euro-2008, de ahí que la elección de los mejillones rojigualdos tenga su importancia. Paul es, por otro lado, un profesional insobornable; lo más fácil para él sería escoger la lata de mejillones con los colores de la bandera de sus propietarios, los que le dan de comer, pero la ética de este pulpo es a prueba de bombas y prefiere ayunar antes que traicionarse a sí mismo.

Luis también ha elegido la caja de mejillones con la bandera de España, pero del pronóstico del ex seleccionador me fío bastante menos que del de Paul. Que Luis diga ahora en Marca, cuando lleva desde el debut contra Suiza augurándonos la llegada de los cuatro jinetes del Apocalipsis, que cree que pasaremos y que quiere a Holanda en la final, no significa para mí absolutamente nada. O, para ser exacto, significa menos que lo que diga Paul porque la opinión de Luis (veleta, veleta) apunta ahora en la dirección en la que apuntamos casi todos. Paul, por ejemplo, vaticinó que Alemania perdería contra Serbia, cuando lo normal era lo contrario, y acertó. Aragonés, bien es cierto que por otros movitos bien distintos, dijo que jugando así España no llegaría muy lejos y resulta que, jugando así, la selección acaba de alcanzar por primera vez unas semifinales desde 1930.

Si no fuera porque la entrevista de Futre debió realizarse ayer y Paul ha elegido hace un rato, me inclinaría por pensar que Luis esperó a que eligiera el pulpo para hacer su pronóstico. Ojalá tenga razón Paul y, por extensión, ojalá acierte también Luis. Iker Casillas acaba de decir que el de mañana es el partido más importante de la historia de España, y yo comparto su opinión. Nada tiene que ver un Mundial con una Eurocopa y, siendo sin duda los de 1964 y 2008 los dos jalones que más lucen en nuestra selección nacional, todo quedará pequeño ante la final del domingo. Luis dice que él quiere a Holanda, Paul no se ha pronunciado aún al respecto y a mí me da lo mismo. Yo siempre he querido que España llegara lo más lejos posible. De Paul no puedo decir lo mismo porque es un pulpo. Y de Luis... 

A continuación