El penúltimo raulista vivo

Pandev se la está jugando

Tremendo tuit de mi admiradísimo Jorge Bustos, uno de los jovenes columnistas más brillantes y mejor pertrechados intelectualmente de este país: "Pandev puede aparecer flotando en el Manzanares en cualquier momento". Pero el problema con Pandev es que no es un pipiolillo, no es un chiquillo que se vaya a amilanar de repente; vamos, para que todos nos entendamos y en un nítido román paladino, que Pandev tiene ya pelos en los... Goran nació en Strumica, uno de los escenarios más duros y sangrientos de la segunda Guerra de los Balcanes: el 3 de julio de 1913, muy cerquita del pueblecito donde él nació, irrumpieron de golpe y porrazo los griegos tras la evacuación del ejército búlgaro, que venía de perder la batalla del río Doiran; con esto quiero decir que los ex yugoslavos, y por herencia todos los Pandev, ya han pasado por algunos ligeros problemillas antes de que el antimourinhismo más cutre y recalcitrante se lanzara contra él, como siempre amenazante, con armas y bagajes por defender al técnico portugués.

Pandev dijo el otro día a La Sexta que él había dado 5 puntos a Mourinho y que éstos fueron misteriosamente trasvasados a Del Bosque, ajeno en cualquier caso a la polémica. Desde que Goran decidió "salir del armario" hasta que FIFA publicó su papeleta 72 horas más tarde se lanzaron contra él las peores admoniciones, se cuestionó su equilibro emocional y psicológico, se le faltó en suma al respeto personal y profesional (pero, ¿quién es Pandev?") y se le acusó de ser otra marioneta de Mou. De repente, y al darle el tiempo poco a poco la razón a Mourinho, surgieron de debajo de las piedras apóstoles de la ortodoxia periodística nacional cuestionando las fuentes de esta información en concreto, que no habían dado por supuesto ellos, cuando hasta un minuto antes se habían dedicado a soltarnos sus incendiarias soflamas (he de confesar que alguna de ellas a mí particularmente me dio mucho miedito) sobre la impureza del periodismo nacional. A todos esos yo les digo que primero me enseñen el título y que luego hablamos del mar marinero.

Publicó FIFA los votos de Pandev otorgando sus 5 puntos a Del Bosque y Pandev volvió a salir (¡qué hartura por Dios!) a la palestra asegurando que esa firma no era suya porque él había elegido a Mourinho. En este caso concreto, porque lo de los votos africanos es harina de otro costal y, si se me permite la expresión, un cachondeo de tres pares de narices, lo que se ha producido ha sido un tremendo error en la cadena de custodia de los votos del macedonio, que evidentísimamente eligió a Mourinho y que más tarde se encontró con que para FIFA su elegido había sido sorprendentemente Del Bosque. Pero yo no quiero contribuir a alarmar más a la población; Pandev votó a Mourinho y éste tenía razón al no acudir a la gala del Balón de Oro, pero la patria no está en peligro por esta niñería tramposa ni los ciudadanos deben permanecer más tiempo del estrictamente necesario en sus hogares salvo que no les apetezca salir de paseo. Por supuesto que España no está en peligro por esto pero el periodismo deportivo que, cegado por el prejuicio y la inquina estrictamente personal, se ha dedicado a desacreditar una noticia cierta porque daba la razón a José Mourinho, sí lo está. Ellos sabrán. O no. No es mi problema sino el suyo.

A continuación