El penúltimo raulista vivo

Otra vez Messi

Puyol dejó a Rijkaard a la altura del betún diciendo que la prensa había presionado para que jugara Messi. Si yo fuera el entrenador holandés llamaría inmediatamente a capítulo al jugador puesto que éste, consciente o inconscientemente, nos pintó el retrato de un blandengue, un melifluo sin las necesarias agallas para aguantar con firmeza los embates de la prensa deportiva catalana en un asunto tan conflictivo y crucial como las múltiples (porque empiezan a serlo) lesiones del fenomenal futbolista argentino. No creo que nadie en Barcelona, ni en ningún otro sitio, quisiera que Messi cayera nuevamente lesionado en el intrascendente partido contra el Celtic; ya puestos, Puyol debería pedir perdón también a los periobarcelonistas, hombres y mujeres que vienen demostrando desde hace mucho tiempo una fidelidad a prueba de bombas hacia el club de sus amores. El capitán está nervioso, ¿qué le pasará al capitán?

El propio Gordon Strachan, que tiene más conchas que un galápago, comparó una hipotética remontada de su equipo con escalar el Everest y, aunque Rijkaard dijera que no arriesgó alineando a Messi, lo que nadie puede comprender es por qué el argentino no jugó contra el Atlético de Madrid en un partido en el que el Barça se estaba jugando el liderato de Primera y sin embargo sí lo hiciera en otro que el rival daba por perdido antes incluso de saltar al césped del Camp Nou. No sólo está en cuestión el delicado estado físico de Messi, a quien diera la impresión que los doctores debieran tener entre algodones, sino el polémico sistema de rotaciones utilizado por Rijkaard. El sabrá por qué Messi, Ronaldinho, Eto'o y Henry no pueden jugar al mismo tiempo, pero, si de rotar se trata, parece que lo más justo sería que rotaran, pero con dirección hacia el banquillo, aquellos jugadores que están en peor estado de forma. Rijkaard no, Rijkaard rota de la a la Z.

Lo de Messi es tan preocupante como para que un hombre habitualmente estable como Puyol pierda los papeles al final de un partido en el que se acaba de lograr el pase a los cuartos de final de una competición tan importante como la Champions. ¿Quién tirará ahora del Barça?... Probablemente Samuel Eto'o, aunque la ausencia de Messi puede resultar definitiva. Salvo que lo sucedido ayer haya sido una casualidad, el tiempo, al contrario de lo que se afirma por ahí, no ha dado en absoluto la razón al antrenador culé. Si no fue titular ante el Atleti porque no estaba bien, ¿por qué viajó hasta Madrid? ¿Y por qué jugó en la segunda parte? ¿Y por qué lo hizo ayer?... Según Puyol, ayer jugó porque presionaron desde El Mundo Deportivo y desde el Sport. Según Rijkaard, ayer jugó porque había llegado a la en su particular abecedario de las rotaciones. Según el parte médico, Messi volverá a estar otras seis semanas K.O. El Barcelona tiene un problema.
A continuación