El penúltimo raulista vivo

Cruzo los dedos para que vuelva el santo

Creo que para Ancelotti y Vecchi no hay debate: jugará Keylor Navas. Igual me equivoco pero esa es la conclusión que extraje de las palabras del entrenador italiano en la rueda de prensa anterior a la Supercopa de Europa. Me parece que Ancelotti ha preferido que Iker juegue ante el Sevilla porque fue el portero de La Décima y porque piensa que se lo debe pero que luego, una vez metidos en harina, Keylor será titular en Liga y quién sabe si también en Champions. El costarricense llega al Real Madrid virgen de falsas polémicas y de debates absurdos y estériles, nadie le puede relacionar con José Mourinho más allá de que a lo mejor visite Londres por Navidad y supongo que la mayoría de los "anti" le perdonarán que ose ocupar la portería en lugar de Casillas.

El Madrid gana deportivamente hablando (yo creo que Keylor es mejor portero que López) y en teoría debería encontrar la paz institucional con este cambio. Y digo "en teoría" porque precisamente el día de la presentación de Keylor se pudieron escuchar cánticos a favor de Iker, como si contratar otro buen portero supusiera una ofensa terrible para el guardameta mostoleño y para que todo estuviera tranquilo hubiera que traerse a uno malo, el peor posible. El debate nos ha superado ampliamente a todos y al final el más sensato parece ser el propio protagonista; quiero decir con esto que si a cualquier otro futbolista de élite (y estoy pensando por ejemplo en Cristiano) le hubieran preguntado si se encontraba en el peor momento de toda su carrera deportiva, lo más probable es que le hubiera mandado a recoger amapolas, pero Casillas no lo hizo, contestó con educación y a otra cosa.

Lo que yo quiero es que esta noche Iker se salga en Cardiff, que haga el partido de su vida y que el Real Madrid gane la Supercopa de Europa gracias a él y a sus paradas increíbles. Lo que yo quiero es que, si mi deducción es correcta y Ancelotti ya se ha decantado por Keylor, su actuación de dentro de once horas obligue a cambiar de opinión al entrenador. Lo que yo quiero es que la llegada de Navas haga mejor portero aún a Casillas, que se libere de todos sus demonios personales (algunos de los cuales han sido generados por sus desastrosos abogados defensores periodísticos) y que vuelva por sus fueros. Lo que yo quiero es que se retire con honores del Real Madrid, su club de siempre. Ojalá levante esta noche otro título. Lo digo en serio. Ojalá vuelva el santo. Cruzo los dedos...

A continuación