El penúltimo raulista vivo

Nueve Reinas

Que Pedro, que acaba de ampliar su contrato con el Fútbol Club Barcelona hasta junio de 2016 y que ha visto incrementada su cláusula de rescisión a 150 millones de euros, diga que él no iría al Real Madrid debe ser algo así como si un alto directivo de Pepsico, que entró con pantalones cortos en la compañía, que acaba de ser ascendido y a quien han blindado su contrato, afirme que él nunca iría a Coca Cola. Pero no son esas mis noticias. De las mil historias de fútbol que se hacen públicas hay cien que llegan a buen puerto y novecientas que se frustran por el camino; pero luego hay otras diez mil historias que no se saben y que, cuando terminan haciéndose, pillan a todo el mundo con el paso cambiado. Por lo que yo sé, Pedro interesó en su día al Real Madrid, alguien contactó con el entorno del chico y, al ir a hablar, no le cerraron las puertas en sus narices. Era, por supuesto, cuando don Pedro era todavía Pedrito y la onda expansiva de la bomba canaria estaba más localizada.

Pedro dice que él nunca iría al Real Madrid, pero el Barça no se fía. Y hace bien. Sin tener que marcharnos de excursión al Pleistoceno sino aquí mismo, a la vuelta de la esquina como quien dice, al jugador le han ampliado su cláusula de rescisión de contrato de los 75 a los 90 millones de euros, y de los 90 a los 150. No hay ningún club en el mundo, salvo quizás el Real Madrid, capaz de acometer una operación económica tan compleja como esa, de ahí que a Messi, por ejemplo, le colocaran en su día una trampa para elefantes de 250 millones de euros. Por cierto que algún día, cuando pase mucho más tiempo, contaré la historia que me cuentan a mí sobre Messi; si no lo he hecho ya es porque me han pedido que no lo haga y porque implica a terceras personas.

Pero volviendo a las declaraciones futbolísticas de amor eterno. La más famosa es sin lugar a dudas la que Luis Figo lanzó a su amada desde las páginas del diario Sport, provocando el divorcio entre jugador y periodista de cámara. El 20 de mayo del año 2000, Figo decía lo siguiente: "Quiero asegurar a los socios, simpatizantes y seguidores del Fútbol Club Barcelona que Luis Figo, con toda la seguridad del mundo, estará en el Camp Nou el día 24 de julio para iniciar la temporada".  Pero el 24 de julio, Figo fue presentado por Florentino Pérez como nuevo jugador del Real Madrid y, como Marcos en Nueve Reinas, Joan Gaspart todavía está preguntándose en qué cubilete estaba el garbanzito: de aquellos barros vienen estos lodos. De forma que, querido Pedrito, Pedro, don Pedro, nunca digas de este agua no beberé.

A continuación