El penúltimo raulista vivo

No quieren que le vaya bien a Kepa, quieren que le vaya mal al Madrid

Hay quien desea que a Kepa le vaya muy bien primero en el Athletic y luego, quién sabe si en el Chelsea, el United o el PSG y, por supuesto en la selección nacional, para demostrar que Zinedine Zidane se equivocó con el chaval. Hay prisa por confirmar cuanto antes que el vigente campeón español, europeo y mundial y supercampeón nacional y continental (con Keylor Navas bajo los tres palos) erró al no traer a Kepa, a quien Santi Segurola, tenaz, llama Arrizabalaga, obligando al personal a acudir a Google para saber si se trata del mismo portero, el del Athletic que pudo venir al Madrid, o es otro nuevo surgido de la cantera. Por eso, y después de una extraordinaria actuación del guardameta de Ondárroa el otro día en el estadio Santiago Bernabéu, se abalanzaron sobre el entrenador madridista: "¿Se arrepiente de algo?", "¿Se ha equivocado?", "¿Aún hay tiempo para que venga?"... Faltó una: "¿Quiere usted pedir perdón?"

Si el Real Madrid tuviera que fichar a un portero cada vez que éste se consagrara en el estadio Santiago Bernabéu, no habría presupuesto para tanto guardameta. El caso de Kepa era, por supuesto, distinto puesto que el chico tenía el precio adecuado y la edad y la proyección justas para venir al equipo merengue, pero una "disfunción temporal" de poco menos de 6 meses acabó abortando la operación. No es que Kepa no le parezca un gran portero a Zidane, como se intenta vender erróneamente por ahí, no; a Zidane le gustaba Kepa... pero le gustaba en junio, una vez acabada la temporada y en pleno rearme de la plantilla. Kepa no quiso aguantar esos 6 meses y se apresuró a estampar su firma con el Athletic, imposibilitando así definitivamente su llegada al Madrid. Definitivamente, sí, definitivamente.

Tampoco me parece justo afirmar, como he leído por ahí, que el Real Madrid irá a por Kepa cuando cueste 100 millones. El Real Madrid descartó en su día a Neymar precisamente por el desorbitado montante económico que sí estuvo dispuesto a pagar Sandro Rosell, hoy en prisión, y no fue a por Mbappé por idéntico motivo; es probable que, de los grandes clubes europeos, el merengue haya sido el que menos dinero haya despilfarrado en los últimos 5 años. Ni es justo conectar tampoco los casos de De Gea y de Kepa, y mucho menos rescatar del baúl de los recuerdos... ¡el enfrentamiento de Mourinho con Casillas! Kepa es muy bueno, buenísimo. Y De Gea también lo es. Pero, y siendo yo uno de los defensores de que el club debe reforzar cuanto antes su portería, ni el portero del United ni el del Athletic han ganado las dos últimas Copas de Europa consecutivas y, por cierto, disputarán desde el próximo miércoles una nueva semifinal de Champions. Y a eso, y no a la calidad de Kepa, que es innegable, es a lo que se remite hasta junio Zinedine Zidane. Y en junio vendrá otro extraordinario portero.

A continuación