El penúltimo raulista vivo

No nos vale el abuelo de Higuaín, no nos vale...

Preguntado por el rumor sobre un posible interés del Athletic Club de Bilbao en el delantero argentino Gonzalo Higuaín, el director deportivo del club bilbaino, Rafa Alkorta, señaló ayer en Onda Cero que el abuelo no valía. Resulta que el bisabuelo de Higuaín era vasco y cuando, hace ya mucho tiempo de esto, se vinculó a Federico, el segundo de sus hijos, con la Real Sociedad, Jorge, el padre de Gonzalo, reconoció que su padre siempre le decía que el abuelo le había enseñado que los vascos no son ni españoles ni franceses, "solo vascos". Así que si ahora Alkorta dice que el abuelo de Higuaín no vale no es en absoluto porque esté dudando de su valía personal ni de su capacidad mental o de su laboriosidad sino porque un pariente vasco tan lejano no ayudaría al Athletic a sustentar esa filosofía de la que tanto presume el club. De hecho Alkorta sentencia textualmente que "si Gonzalo hubiera nacido o formado aquí", por Bilbao, no habría problema alguno. Y añade: "No sé si algún día, pero ahora el abuelo no vale". Ahora.

Ese "ahora" me vuelve loco. Sí, loco, me vuelve loco. Aunque es esclarecedor porque nos ayuda a comprender un poco mejor una filosofía que, en realidad, es de quita y pon. Habrá quien piense que en el Athletic sólo han militado jugadores vascos desde la fundación del club cuando eso no es cierto. Desde 1898 en el Athletic han jugado por lo menos medio centenar de futbolistas extranjeros, la mayoría de ellos británicos; el último jugador que vistió la camiseta del Athletic sin haber nacido en España fue Martyn Veicht, en 1911, y fue debido a que la federación española prohibió la participación de extranjeros en la Copa. Desde 1958 la denominada filosofía del Athletic no se ha mantenido en absoluto inmutable. En el 57, por ejemplo, no se fichó a Pereda porque, aunque criado en Bilbao, había nacido en Burgos, pero en los años 70 y 80 se produjo una apertura: hasta esa fecha se había recurrido siempre a jugadores de la cantera pero entonces se fichó a Lasa, del Granada, Zabalza, del Barcelona, Irureta, del Atlético de Madrid, o Churruca, del Sporting; todos ellos, eso sí, nacidos en Euskadi o en Navarra. El pionero de entre quienes no nacieron allí fue Teodoro Rastrojo, madrileño de origen y que llegó a disputar ocho partidos con el primer equipo. Después de Rastrojo, Luis Fernando (de Zamora), Patxi Ferreira (nacido en Salamanca), Biurrun (de Sao Paulo), o Valverde (de Cáceres).

Por eso, y volviendo al principio de mi exposición, cuando Alkorta dice que no les sirve el abuelo de Higuaín añade a renglón seguido el "ahora". Ahora el abuelo no vale, a lo mejor dentro de diez años sirve hasta una tía de Alcalá, quién sabe. Porque, repito, la filosofía del Athletic es de quita y pon. Si me ha llamado tanto la atención lo dicho por Alkorta sobre el abuelo de Higuaín es porque me ha sonado mal. Lo que, en el fondo, hace el Athletic es escarbar en el árbol genealógico de tal o cual jugador para determinar si sus orígenes son los suficientemente vascos, o sea lo suficientemente puros, como para que el futbolista fiche por ellos. Y a eso hemos dado en llamarle filosofía cuando a mí me parece que podría aplicársele perfectamente otro nombre. Me ha sonado mal por doble motivo, y el segundo ha sido que en la era de las tecnologías, de la comunicación y de la multiculturalidad, no suena moderno sino más bien todo lo contrario, bastante viejuno y algo casposo, que una sociedad, ya sea ésta deportiva o dedicada a la cría del canario, investigue los ancestros para determinar si tal o cual persona es o no es apta.

En julio el Athletic fichó para su equipo femenino a Bibiane Schulze, nacida en Fráncfort y procedente del Frankfurt. Hubo debate acerca de la incorporación de Bibiane porque, aunque hija de vizcaina y nieta de Pacho Belauste, jugador del Athletic durante los años 20 del siglo XX, hubo quien no consideró a Bibiane lo suficientemente pura como para llevar esa camiseta. Aitor Elizegi, presidente del club y orgulloso militante del Partido Nacionalista Vasco, dijo que la familia de la chica encajaba. Ojo, la familia de la chica encajaba. Qué suerte tuvo Bibiane de haber sido parida por una vasca que vino a su vez al mundo gracias a otro vasco, y éste además ex del Athletic. En el programa de Tele7 Beste Bat, Elizegi ha dicho, en clara referencia a Higuaín, que ellos no se acercarán a "un proyecto ya acabado".

Hoy los chicos ya no estudian con libros sino con las tablets, cada vez más empresas aplican en su día a día la inteligencia artificial, dicen que lo próximo en popularizarse será la criptomoneda, es posible que dentro de muy poco la mayoría de los objetos de nuestras casas estén conectados a internet y que las aplicaciones funcionen con inteligencia propia y, por si ello fuera poco, con la biotecnología es probable que se pueda acabar con la demanda mundial de alimentos, ojalá. Pero, mientras todo esto está sucediendo a nuestro alrededor ahora mismo, en estos momentos, el director deportivo de un club de fútbol, un hombre de 50 años e inteligente, dice que el abuelo de un deportista no es suficiente pasaporte para jugar en el Athletic y se jacta de ello. Si es filosofía... está trasnochada. Si es filosofía... que venga Dios y lo vea, pero que sea el Dios de todos, por supuesto, y no sólo el de los vascos.

A continuación