El penúltimo raulista vivo

Ni todo el monte es orégano, ni todo el mundo se llama Cristiano

Tendrá que pasar mucho tiempo antes de que vuelva a verse en el mundo del fútbol un caso de generosidad y desprendimiento similar al del Real Madrid con Cristiano Ronaldo, una generosidad y un desprendimiento que, en el caso que nos ocupa y puesto que había establecida una cláusula de rescisión en el contrato entre ambas partes, son perfectamente cuantificables: 900 millones de euros. Es decir, y para que todos nos vayamos entendiendo, el Real Madrid le regaló a Cristiano y a su representante 900 millones de euros. Con 900 millones de euros, el Real Madrid podría fichar, y sin problemas, a Mbappé, Neymar y Pogba, por poner un caso. ¿Cabe mayor homenaje al máximo goleador histórico del club que regalarle, así, de golpe, 900 millones de euros? ¿Hay algún club de fútbol en el mundo que se comporte así con sus estrellas?

Lo de los homenajes, que además cada día se llevan menos, está muy bien, pero aquí el mejor homenaje posible es cumplir con tus obligaciones. Por ejemplo: a Iker Casillas no se le homenajeó con banderines ni con guirnaldas, pero, jugando ya para el Oporto, Iker siguió cobrando del Real Madrid, que tuvo que completar lo que no pagaba el equipo portugués hasta llegar a los 24 millones de euros brutos que cobraba el jugador por temporada: Bonito homenaje, ¿no?... Y lo mismo sucedió con Raúl, que no recibió homenaje alguno pero que sin embargo siguió cobrando del equipo blanco mientras jugaba en el Schalke 04. También es verdad que el Real Madrid ya no contaba con ellos y que, en sus condiciones, en ningún club del mundo iban a cobrar lo que aquí, pero tampoco es menos cierto que ellos querían seguir en activo y el club se lo facilitó... pagando. El mejor homenaje.

Pero, y a las pruebas recientes de lo sucedido con Ramos me remito, es posible, sólo posible, que el Real Madrid enviara con el homenaje a Cristiano y Mendes de 900 millones de euros una señal equívoca: "Oiga, aquí todo el monte es orégano", al contrario de lo que dice el refrán. Y el monte no sólo es orégano, no, qué va; en el monte hay zarzas, hay plantas venenosas, hay culebras por ahí reptando... O sea que en el monte te puedes encontrar absolutamente de todo. Viendo el comportamiento gentil del club de sus amores (porque es indudable que todos, desde Raúl hasta Casillas pasando por Cristiano, están enamorados del Real Madrid), no es de extrañar que Ramos subiera al despacho presidencial a por el orégano prometido. Y no es de extrañar tampoco que ahora lo pueda hacer, por poner un ejemplo, Keylor Navas, a quien, por cierto, el madridismo le estará eternamente agradecido.

Hoy, en el diario As, Sergio Gómez relataba las peticiones del portero costarricense para salir del Real Madrid que, así, a vuelapluma, serían las siguientes: salir gratis, cobrar los dos años de contrato que le quedan y ganar cerca de 7 millones de euros netos por temporada en su nuevo equipo, que bien podría ser el Paris Saint Germain. Parece que el acuerdo entre el jugador y el PSG es total pero, claro, el Real Madrid tiene otra opinión al respecto. Lo que, de ser cierto lo que se publica hoy, más me preocupa es efectivamente la sensación que ha podido calar entre algunos jugadores de que en el monte del Bernabéu todo es orégano, cuando no lo es. Se repite el mismo modus operandi: salir gratis e irse a otro club sin que el Madrid vea un euro. ¿Cómo que salir gratis? ¿Ha salido gratis Jovic del Eintracht? ¿O Hazard del Chelsea? ¿Saldría gratis del United Pogba? ¿Por qué van a salir gratis del Real Madrid sus jugadores? Como diría Sarita Montiel, ¿pero qué broma es esta?

Además, y en el caso concreto de Keylor, yo no veo dónde está el problema. ¿Qué debe imperar en el Real Madrid? ¿No debe imperar el interés deportivo del Real Madrid? ¿Y no es lo mejor para el Real Madrid tener como segundo portero a Navas en lugar de a Lunin?... Claro, Keylor quiere jugar, ¿no? Ya, pero todo el mundo quiere jugar, también quiere jugar Courtois. De acuerdo: que decida Zidane. Si en su día se filtró que si Keylor no encontraba equipo el Madrid seguiría contando con él, ¿por qué no seguir contando con él aunque encuentre equipo? Pero lo que ya es una locura es que, aún encontrando equipo, y además uno que teóricamente competirá con el Madrid por la Champions de la temporada que viene, a Navas o a su representante se les pase siquiera por la imaginación que existe una remota posibilidad de que se le deje ir gratis, a coste cero. Ni todo el monte es orégano, ni todo el mundo se llama Cristiano.

A continuación