El penúltimo raulista vivo

Neymar sería más feliz en el Real Madrid

Como Sheldon Adelson para instalar Eurovegas en Madrid, el papá de Neymar, que pese a los cuatro goles ante el Rayo se entristece cada vez que le hablan del Santos, también le exige al Barcelona "seguridad jurídica y tributaria" para ampliar su contrato con el club catalán. Lo hace con total descaro, sin esconderse, a la luz del día, en una entrevista que concede al diario Sport, cuyo editor, José María Casanovas, hace nada que ganó ni más ni menos que la Real Orden al Mérito Deportivo: "España tiene que decirme si mis empresas pueden trabajar con Neymar Jr.; tienen que definirme cuál es el posicionamiento. Estamos viendo que varios jugadores están sufriendo sanciones tributarias. ¿Por qué voy a anticipar una renovación si no tengo una seguridad jurídica que nos pueda respaldar?"... En definitiva, el mayor defensor de la "marca España" a pleno rendimiento. ¿Qué dirá de todo esto don Miquel Cardenall?

¿Qué pide exactamente el padre de Neymar? ¿Que la Hacienda pública o la fiscalía españolas miren hacia otro lado para que un futbolista pueda estar más cómodo aquí? ¿O va en la línea de Wagner Ribeiro, quien hace poco le mandó una carta aconsejándole que acabara su carrera en el Real Madrid puesto que en Barcelona había una "mano negra" contra el jugador?... En cuanto a lo segundo, no tengo ni idea; sobre lo primero hay que decir que uno encuentra seguridad jurídica y tributaria cuando hace las cosas razonablemente bien, y este no parece ser el caso de la persona que lleva los asuntos de Neymar, que curiosamente es su padre. De hecho fue la justicia de Brasil, y no la de España, la que a finales de septiembre decidió embargarle 42 millones de euros al futbolista por supuesta evasión fiscal entre los años 2011 y 2013.

El "caso Neymar" y sus múltiples ramificaciones, la última de las cuales ha llevado al Santos, su ex club, a pedirle a la FIFA la inhabilitación por seis meses del jugador y una indemnización de 55 millones de euros, es la máxima expresión de lo rematadamente mal que hace las cosas el Fútbol Club Barcelona, algo de lo que no se ocupará a buen seguro el Chafardero Indomable mientras haya suelto por ahí un cotilleo sobre Cristiano. Tal y como yo lo veo, aquí la única mano negra que existe contra Neymar es la de su propio padre, que al parecer le quiere estrangular financieramente, y sin duda la de Sandro Rosell y José María Bartoméu, que hicieron lo que no estaba en los escritos para que el chico dejara al Real Madrid y se "decidiera" por el Barcelona. Wagner Ribeiro tiene razón cuando afirma que Neymar estaría más tranquilo y feliz en el Madrid y que nada de esto habría pasado aquí, pero el Real no podría llegar jamás a las cantidades astronómicas que el Barça ofreció al jugador.

A continuación