El penúltimo raulista vivo

Negocian por Pennant cuando deberían hacerlo por Gerrard

Juande Ramos comienza a darse cuenta de la clase de director deportivo que es Pedja Mijatovic. El nuevo entrenador madridista necesita un extremo que juegue por la banda derecha y el que le gusta es Ashley Young, por lo que me cuentan un grandísimo futbolista. La mayor dificultad con la que suele encontrarse Mijatovic es que, al carecer de los contactos personales imprescindibles en estos casos, los clubes se resisten a dejar escapar a sus buenos jugadores mientras que por los malos, o por los menos buenos, ponen menos trabas si les pagas el doble de lo que en realidad cuesta el futbolista. No daré nombres y apellidos, pero seguro que todos podríamos facilitar aquí y ahora el nombre de alguno de esos jugadores. A Juande le gusta Young, por el que el Aston Villa pide 30 millones de euros, y Mijatovic negocia con el Liverpool por Pennant, carne fresca para el matadero.

La única ventaja que al parecer tiene el bueno (y polémico) de Pennant con respecto a Young es el precio de salida puesto que los ingleses piden seis millones de euros por él, que era al parecer lo que pedían por Diarrà, o Lass, hace exactamente seis meses. Está tirado Pennant. Algo me hace pensar que si Benítez, que es un auténtico lince de las praderas, pide esa limosnilla por Jermaine Lloyd, es que él tampoco debe contar con el jugador, como le sucede a Juande. Fíjense cómo será la cosa que entre la reducida lista de virtudes se han visto obligados a encajar con calzador el hecho de que Pennat podría disputar la Champions con el Madrid (salvo en la eliminatoria contra el Liverpool, que sería otra de las condiciones impuestas por el entrenador de los reeds para el traspaso) porque en lo que llevamos de temporada no ha disputado ni un sólo partido con su equipo en dicha competición.
 
Y yo me pregunto lo siguiente: ¿el mejor club de fútbol del siglo XX según la FIFA no debería tratar de incorporar a su plantilla a aquellos jugadores que son indiscutibles en sus respectivos equipos y no a los que son absolutamente prescindibles? ¿No tendría que intentar contratar a Steven Gerrard o a Fernando Torres?... A lo mejor es una política de fichajes excesivamente ambiciosa para un club que sólo tiene 9 Copas de Europa en sus vitrinas, pero, por lo que me cuentan, si el Real Madrid consiguió todas esas proezas y todos esos títulos de los que ahora va presumiendo por ahí Ramón Calderón no fue precisamente fichando a los Pennant de este mundo sino a los Steven Gerrard. Juande, que lleva dos partidos de Liga y uno de Champions sentado en ese banquillo, ya empieza a conocer la ralea que le rodea. Puede que él, que es muy meticuloso a la hora de trabajar, sí pidiera sus informes y por eso sólo firmara en su día por lo que resta de temporada. 
A continuación